FELICIDAD

Ver también: Alegría

Lo que se necesita para alcanzar la felicidad
no es una vida cómoda, sino un corazón enamorado, como el de Cristo. El Corazón santísimo y misericordioso de Jesús, atravesado por una lanza en la Cruz, como signo de entrega total, es fuente inagotable de la verdadera paz, es manifestación plena de ese amor oblativo y salvífico con el que él nos «amó hasta el extremo» (Juan 13, 1), poniendo el fundamento de la amistad de Dios con los hombres.
-Cardenal Darío Castrillón Hoyos, prefecto de la Congregación para el Clero, 6-2004.


 


 

siervas_logo_color.jpg (14049 bytes)
Regreso a la página principal
www.corazones.org
Esta página es obra de Las  Siervas de los Corazones Traspasados de Jesús y María
Copyright © 2004 SCTJM