CADA FIAT ES UN TRIUNFO AL AMOR
Palabras de Madre Adela en la Profesión de Votos de Sr. Karen, Sr. Isabel y Sr. Paola Faustina
Madre Adela Galindo, Fundadora, SCTJM
© Solo para uso privado


Queridos Sacerdotes, imagen y presencia viva del amor esponsal del Corazón de Cristo que se entrega por su esposa, la Iglesia y que la ama hasta el extremo de dejarse traspasar para darle vida. Gracias por amarnos con corazón Josefita, Sacerdotal y Petrino. ¡Sean quienes son!

Queridos Diáconos, imagen visible del Corazón del Siervo que vino a servir y no ha ser servido y que ama a su Iglesia sirviéndola generosamente e incondicionalmente. Gracias por servirnos con tanto amor. ¡Diáconos sean quienes son!

Queridas Religiosas SCTJM, queridas hijas llamadas a ser imagen y presencia viva del Corazón de María disponiéndose con sus corazones femeninos, esponsales, y maternos a encarnar nuestro carisma Mariano en el Corazón de la Iglesia. ¡Hijas sean quienes son!

Todas las Religiosas presentes, reflejo viviente del Corazón Mariano en la vida de la Iglesia. Gracias por su fíat. ¡Religiosas sean quienes son!

Queridos Seminaristas, quienes han escuchado los latidos del Corazón de Cristo que les llama a seguirle mas de cerca y con confianza se han lanzado tras sus huellas por el camino de la formación en la escuela de amor de Su Corazón. ¡Sean lo que son!

Queridos familiares de las hermanas que hoy han profesado sus primeros votos, ustedes han sido el terreno fértil en donde la semilla de las vocaciones de sus hijas pudo ser plantada, nutrida y llevada a un punto adecuado de maduración. Gracias por entregar a sus hijas, con generosidad, en el pesebre de la Voluntad de Dios.

Queridos Apóstoles de los Dos Corazones, rama seglar de nuestra familia espiritual, a ustedes hijos e hijas que han abrasado el carisma de ser testigos ardiente del amor en el corazón del mundo, gracias por ser un pilar fiel y firme sobre el que se sostiene la custodia de nuestra congregación religiosa y el corazón de los sacerdotes de esta extensa familia. ¡Apóstoles sean lo que son!

A toda la Familia de los Corazones Traspasados, en todas sus ramas y expandida por tantos lugares, llamada a ser icono viviente de la vida de la Sagrada Familia, ¡Se lo que eres, camino de amor y signo de esperanza en el Corazón de la Iglesia!

A todos nuestros hermanos y amigos que nos acompañan, gracias por amar esta obra nacida de la llaga del Corazón de Cristo y del vientre materno de la Santísima Virgen, gracias por las tantas y diferentes formas en que han manifestado su confianza en que esta pequeña semilla crecería y crecerá para llegar a ser el árbol que el Señor desea en el Corazón de la Iglesia. Gracias por sus oraciones, los ofrecimientos y sacrificios, los dones y servicios con que nos sostienen.

Queridas Hermanas Paola Faustina de la Divina Misericordia, Karen del Amor Consolador del Espíritu Santo e Isabel del Amor Crucificado, hoy todos hemos sido testigos de su ¨fiat”, de su respuesta de amor a Dios quien es Amor. El amor es siempre una opción concreta, una opción fundamental que, como nos lo ha dicho Su Santidad Benedicto XVI, le da un nuevo horizonte y una dirección decisiva al corazón humano.

Hoy ustedes, unidas plenamente al corazón de la Stma. Virgen, han dado su fiat para amar con total dedicación esponsal al Corazón de Jesús, para tenerlo a Él como su único tesoro; para desprenderse de todo aquello que se opone al amor y a la pobreza del corazón; para ser libres para cumplir en todo su voluntad y para disponerse totalmente a ser imagen y presencia del Corazón de María en el corazón de la Iglesia viviendo con humildad y sencillez sus misterios.

En este fiat, en este Hágase en mi, con que sellaron su formula de profesión y que a la vez resume, con disposición Mariana, todo su ofrecimiento de vida, ha resonado en esta Parroquia, en nuestra Familia y místicamente en el corazón de nuestra Madre la Iglesia un hermoso cántico de amor. “He aquí la sierva del Señor, hágase en mi según tu palabra”.

El fiat que hoy han dado es una opción de amor. Es una respuesta fundamental que requiere la totalidad de su yo humano y femenino y, que manifiesta visiblemente y concretamente su consentimiento, su receptividad, su respuesta, su entrega, su abandono total al amor de Dios y a Sus designios.

Queridas hermanas, su fiat es una respuesta de fe que conlleva de cada una su perfecta cooperación con la gracia y su perfecta receptividad mariana a la acción del Espíritu Santo para que cada palabra, cada deseo de amor que Dios tiene sobre ustedes y sobre nuestra Congregación puedan encarnarse.

El amor es una opción y siempre lo será. La opción de un corazón que es totalmente libre de si mismo y de sus propios proyectos para entregarse sin reservas, ni condiciones. La opción de un corazón que con generosidad se dispone a permanecer fiel en el camino emprendido. El amor es una opción y siempre lo será. La opción de un corazón que con madurez se dispone a asumir con gozo y determinación las responsabilidades que el amor requiere y exige. La opción de un corazón que cuando amar conlleve hacer decisiones difíciles se disponga a permanecer- sin huir- al pie de la Cruz. La opción de un corazón que con valor se dispone a mantenerse firme e inconmovible cuando las diferentes tormentas le azoten. El amor es una opción y siempre lo será.

Queridas hijas la mayor libertad del corazón humano está en la capacidad de entregarse totalmente, generosamente, sin reservas ni condiciones al amor de Dios. Cada vez que el corazón humano hace opciones de amor se le da un triunfo al reino del amor, ese reino en donde como nos dice el Siervo de Dios Juan Pablo II: “servir es reinar”.

Cada vez que el amor triunfa se construye la ciudad de Dios, se edifica la civilización del amor y la vida. Hoy ustedes con su fiat, unido al Corazón de María, han dado un triunfo al amor!

Todo por el Corazón de Jesús a través del Corazón de María!

 

siervas_logo_color.jpg (14049 bytes) 
Regreso a la página principal
www.corazones.org
Prohibida la reproducción
de esta enseñanza de la Madre Adela Galindo, excepto para uso personal.
Esta página es obra de Las  Siervas de los Corazones Traspasados de Jesús y María
Copyright © 2005 SCTJM