ACEITE BENDITO

Aceite de los catecúmenos

Los catecúmenos son los que se preparan para recibir el bautismo. El aceite de los catecúmenos es uno de los tres aceites benditos utilizados para la administración de los sacramentos. Se utiliza en la ceremonia de bautismo. Se utiliza también en la ordenación sacerdotal, en la consagración de Iglesias, en la bendición de altares y también se ha utilizado en la coronación de monarcas católicos. 

Aceite de los enfermos
Comunmente se abrevia: O.I. (Oleum Infirmorum).

Aceite de oliva bendecido por el obispo de la diócesis para el uso en el sacramento de la Unción de los Enfermos. Hasta el 1974, cuando Pablo VI publicó el nuevo Orden para la Unción de los Enfermos, se prescribía aceite de oliva para la válida administración del sacramento. Pero ahora se permite aceite de cualquier planta en caso de necesidad. La bendición del obispo, aunque ordinariamente es requerida, puede ahora ser dicha por un sacerdote autorizado y, en caso de emergencia, por cualquier sacerdote.

Aceite de los Santos
Aceite que fluye milagrosamente del cuerpo o de las reliquias de algunos santos. Por muchos siglos los fieles han utilizado estos oleos al orar por enfermos ocasionándose muchos milagros. Los mas conocidos son los oleos de
-Sta. Walburga, abadesa de Heidenheim, Bavaria. En 893 AD, se descubrió que aceite fluía en intervalos de sus reliquias.
-San Menas, Mareotis, Líbano.
-San Nicolas de Mira, cuyas reliquias en Bari exuden oleo.
-San Charbel

En algunos santuarios se distribuyen oleos benditos.

¿Está permitido a los laicos utilizar el óleo bendito?
Hay que distinguir entre el uso del aceite en el sacramento, que esta reservado a los sacerdotes y el uso en la oración fuera del sacramento que tradicionalmente se permite a los laicos. 

En al año 2001 la Santa Sede promulgó un documento sobre la colaboración de los fieles no ordenados en el ministerio sacerdotal.  Este enseña que quienes no han sido ordenados no pueden ungir con aceite para los enfermos ni con ningún otro aceite. Esto llevó a algunos a concluir que los laicos no pueden utilizar el aceite para orar de ninguna forma, ni aún fuera del uso como sacramento.

Sin embargo, el obispo
Sam Jacobs escribió la siguiente aclaración:

"El documento en cuestión trataba el tema del sacramento de la unción de los enfermos el cual solo puede ser administrado por un sacerdote ordenado. A los laicos no ordenados no se les permite administrar este sacramento con el aceite para los enfermos ni utilizar aceite bendito para administrar el sacramento. Cuando estuve en Roma en Marzo para la visita Ad Limina, yo le pregunté al cardenal Ratzinger sobre este asunto. El me aseguró, frente a los otros obispos de la región V, que el documento solo se refería al sacramento de los enfermos y no a la antigua costumbre de laicos usando los oleos benditos, aun cuando rezan por los enfermos, mientras se haya hecho una clara distinción entre el sacramento de los enfermos y el uso sacramental, como se hace con la sal bendita, palmas, cenizas, etc.

Yo pedí que se haga una clarificación al efecto y el me aseguró que tal clarificación vendría. (He sido informado que hasta hoy no se ha dado la clarificación).

Creo que es necesario que la gente no extiendan el entendimiento de los autores del documento mas allá de la intención de ellos, la cual era limitada y precisa.
-Traducción del Padre Rivero, ver original en inglés

 


versión original en inglés:
"The document in question was addressing the issue of the sacrament of the anointing of the sick which can be administered only by an ordained priest. Non-ordained laity are not allowed to administer this sacrament with the Oil of the Sick nor to use any blessed oil to administer this sacrament. When I was in Rome in March for the Ad Limina visit, I asked Cardinal Ratzinger about this question. He assured me, in front of the other bishops from Region V, that the document was only referring to the sacrament of the sick and not to the ancient custom of lay people using blessed oil, even when praying for the sick, as long as a clear distinction was being made between the sacrament of the sick and sacramental use of blessed oil, as is done with blessed salt, palms, ashes, etc.

I asked that a clarification be made to the effect and he assured me one would be coming. (I have been informed that until today no clarification has been issued)

I think it is necessary that people don't extend the understanding of the authors of the document beyond their intention, which was limited and focused.

siervas_logo_color.jpg (14049 bytes)
Regreso a la página principal
www.corazones.org
Esta página es obra de Las  Siervas de los Corazones Traspasados de Jesús y María.
Copyright © 2001 SCTJM