BENDICION

Etim. Anglo-sajona bletsian, el consagrar por sangre.)

Ver también: Bendito

La bendición ocurre con frecuencia en la Biblia y tiene varios significados:

Significa alabar a Dios; desear el bien a una persona; dedicar una persona o cosa al servicio de Dios. En la liturgia, la bendición es un ritual por el cual un ministro ordenado santifica a personas o cosas para el servicio divino o invoca el favor divino. 

  • Como sinónimo de alabar. Cf. Salmo 33, 1
  • Expresa el deseo de bienestar espiritual.  Cf. Salmo 127, 2.
  • La santificación o dedicación de persona o cosa. Cf. Mateo 26, 26.

El Génesis narra que Dios, al completar cada día de la creación, la bendijo (Cf. Gen 1-2). Cuando Noé salió del Arca, recibió la bendición de Dios (Cf. Gen 9,1). En el tiempo del los patriarcas, la cabeza de cada tribu y familia bendecía. Dios ordenaba a los sacerdotes a bendecir al pueblo (Num 6, 23-26). Jesucristo y los Apóstoles bendecían, por lo que la práctica pasó a la Iglesia como el mayor de los sacramentales.

Catecismo de la Iglesia Católica

#1671 Entre los sacramentales figuran en primer lugar las bendiciones (de personas, de la mesa, de objetos, de lugares). Toda bendición es alabanza de Dios y oración para obtener sus dones. En Cristo, los cristianos son bendecidos por Dios Padre "con toda clase de bendiciones espirituales" (Ef 1:3). Por eso la Iglesia da la bendición invocando el nombre de Jesús y haciendo habitualmente la señal santa de la cruz de Cristo.

#1672 Ciertas bendiciones tienen un alcance permanente: su efecto es consagrar personas a Dios y reservar para el uso litúrgico objetos y lugares. Entre las que están destinadas a personas -que no se han de confundir con la ordenación sacramental- figuran la bendición del abad o de la abadesa de un monasterio, la consagración de vírgenes, el rito de la profesión religiosa y las bendiciones para ciertos ministerios de la Iglesia (lectores, acólitos, catequistas, etc.). Como ejemplo de las que se refieren a objetos, se puede señalar la dedicación o bendición de una iglesia o de un altar, la bendición de los santos óleos, de los vasos y ornamentos sagrados, de las campanas, etc.

El Ritual Romano contiene bendiciones para diversas ocasiones y cosas.

Hay diferentes tipos de bendiciones.  Se pueden bendecir, por ejemplo, los alimentos. Esta bendición atrae la benevolencia de Dios pero no imparte al objeto un caracter sagrado como sería el caso en la bendición de un cáliz el cual queda reservado irreversiblemente para el uso sagrado en la Santa Misa. 

Las bendiciones no son sacramentos; no son instituidas por Cristo; no confieren gracia santificante; no producen su efecto en virtud del rito mismo ex opere operanto. Son sacramentales

¿Cómo es posible que los humanos podamos bendecir a Dios?

PREGUNTA
En las estaciones del Vía Crucis y otras oraciones, decimos “Te adoramos oh Cristo y te bendecimos”. ¿Pero, qué nos capacita a los humanos para bendecir a Dios?

Respuesta: La palabra "bendecir" tiene diversos significados (ver arriba).

En latín, la palabra bendecire por lo general significa bendecir de la forma comúnmente entendida, es decir trasmitir vida o expresar buenos deseos a otra persona. También puede significar dar gracias a alguien o reconocer la bondad de otros.

Bendecir puede también significar alabanza a Dios

Salmo 68:27  A Dios, en coros, bendecían: ¡es Yahveh, desde el origen de Israel.

I Macabeos 4:24  De regreso cantaban y bendecían al Cielo: "Porque es bueno, porque es eterno su amor."

La frase “Bendito sea Dios”, que aparece frecuentemente en los salmos y el Nuevo Testamento, es una oración de alabanza y reconocimiento a la bondad y misericordia de Dios y a los beneficios que nos ha otorgado. La frase "Bendito sea Dios" o "te bendecimos" tiene ese mismo significado cuando la usamos en nuestras oraciones.


 

siervas_logo_color.jpg (14049 bytes)
Regreso a la página principal
www.corazones.org
Esta página es obra de Las  Siervas de los Corazones Traspasados de Jesús y María.
Copyright © 2002 SCTJM