CULPA
Del latín, culpa

Ver también: conciencia | escrúpulos

Culpa: falta cometida a sabiendas y voluntariamente.

Culpa en la moral: La condición de quien ha cometido un mal moral y por ende está en algún grado separado de la persona a quien ofendió. Merece castigo.

No podemos con nuestras propias fuerzas expiar la culpa de los pecados cometidos contra Dios. Jesús, siendo Dios y hombre, tiene poder para perdonar nuestros pecados y con ese fin cargó con nuestras culpas en la cruz. Al contemplar la cruz podemos apreciar la grandeza de nuestra culpa y al mismo tiempo la infinita misericordia de Dios manifestada en su Hijo Jesucristo para el perdón de nuestros pecados. El perdón de nuestras culpas es gracia de Dios. Esta gracia, sin embargo, ha de ser correspondida: reconocer nuestra culpa, arrepentirnos, confesarnos, cumplir la penitencia y hacer propósito de enmienda. Todo esto confiando en Su divina misericordia.

El sentido de culpabilidad puede ser bueno o malo:
Reconocer la culpa es una gracia que tiene como propósito llevarnos al perdón de Dios y la reparación del mal cometido. Una vez reconciliados con Dios el alma queda en paz porque ha sido perdonada. Negar nuestra culpa o justificarla nos mantiene separados de Dios.

Por otra parte, un sentido de culpabilidad que atormenta al alma sin llevarla a buscar la reconciliación y el perdón de Dios sería una tentación contra la misericordia divina. También debemos evitar la tentación dudar de la efectividad de la confesión. En caso de duda, hagamos un acto de fe: "Creo Señor que por la confesión me perdonas y borras mis culpas" 

El filósofo Friedrich Nietzche, siglo XVIII, popularizó la idea de que la culpa es una "enfermedad católica".  Abrió así el camino para todo tipo de actuación inmoral sin preocupación de los dictámenes de la conciencia.

Culpabilidad: calidad de culpable.


DE NUESTRO CORREO
La Pasión me hace sentir culpable
Querido Padre: No debían recomendar la película de Mel Gibson sobre la Pasión. Me da pesadillas. Esas escenas terribles y violentas no son buenas porque nos hacen sentir culpables.

RESPUESTA: ¡Precisamente lo que hace falta! -Es absolutamente necesario para ser cristiano tomar conciencia de la seriedad de nuestra culpa por la que Cristo murió en la cruz. La película de Mel Gibson en un regalo de Dios para despertar a un pueblo que se ha apartado de la realidad. Miremos lo que Jesús sufrió por nosotros. Solo así comprenderemos lo que es el pecado. Esto es necesario para entonces apreciar en la misma cruz la misericordia divina. 

Aceptar nuestras culpa sin confianza en Dios lleva a la desesperación.
No aceptar nuestras culpa y pretender que confiamos en Dios es presunción.

Espero que al comprender esto y hacer una buena confesión se le quiten las pesadillas.

-Padre Jordi Rivero

siervas_logo_color.jpg (14049 bytes) 
Regreso a la página principal
www.corazones.org
Esta página es obra de Las  Siervas de los Corazones Traspasados de Jesús y María
Copyright © 2003 SCTJM