LA DEPRESION

Recommended books:
english2.tif (4104 bytes) Surviving Depression by K. Hermes. Pauline Books and Media.

La depresión puede ser un camino para descubrir nuevas formas de encuentro con Dios

La depresión se puede sanar.
Entrégate a Dios y únete a tu comunidad en la Iglesia. Ora y ponte al servicio del Señor. Tu tienes talentos que harán mucho bien. Es orando y amando al prójimo como le permitimos al Señor  sanarnos. No trates de esconder tu angustia, compártela con alguien.  

Juan Pablo II: "ayudarles a percibir la ternura de Dios, integrarlos en una comunidad de fe y de vida donde puedan sentirse acogidos, comprendidos, sostenidos, en una palabra, dignos de amar y de ser amados. Para ellos, como para cualquier otro, contemplar a Cristo y dejarse "mirar" por él es una experiencia que los abre a la esperanza y los impulsa a elegir la vida (cf. Dt 30, 19)."

De nuestro correo: El daño de las burlas y la sanación

¿Se a muerto un ser querido? Jesús comprende tu dolor y está contigo.


Juan Pablo II
Conferencia internacional del Consejo pontificio para la pastoral de la salud, cuyo tema fue: "La depresión, enfermedad de nuestro tiempo". 21 Nov.2003, XVIII

Proponer a los jóvenes nuevos caminos

Vuestros trabajos, queridos congresistas, han mostrado los diferentes aspectos de la depresión en su complejidad: van desde la enfermedad profunda, más o menos duradera, hasta un estado pasajero asociado a acontecimientos difíciles -conflictos conyugales y familiares, graves problemas laborales, estados de soledad...-, que conllevan un resquebrajamiento o, incluso, la ruptura de las relaciones sociales, profesionales y familiares. A menudo, la enfermedad va unida a una crisis existencial y espiritual, que lleva a no percibir ya el sentido de la vida.


La difusión de los estados depresivos ha llegado a ser preocupante. En esos estados se revelan fragilidades humanas, psicológicas y espirituales que, al menos en parte, son inducidas por la sociedad. Es importante tomar conciencia de las repercusiones que tienen en las personas los mensajes transmitidos por los medios de comunicación social, que exaltan el consumismo, la satisfacción inmediata de los deseos y la carrera hacia un bienestar material cada vez mayor. Es necesario proponer nuevos caminos, para que cada uno pueda construir su personalidad cultivando la vida espiritual, fundamento de una existencia madura. La participación entusiasta en las Jornadas mundiales de la juventud muestra que las nuevas generaciones buscan a Alguien que ilumine su camino diario, dándoles razones para vivir y ayudándoles a afrontar las dificultades.


Ayudarles a percibir la ternura de Dios

Como habéis puesto de relieve, la depresión es siempre una prueba espiritual. El papel de los que cuidan de la persona deprimida, y no tienen una tarea terapéutica específica, consiste sobre todo en ayudarle a recuperar la estima de sí misma, la confianza en sus capacidades, el interés por el futuro y el deseo de vivir. Por eso, es importante tender la mano a los enfermos, ayudarles a percibir la ternura de Dios, integrarlos en una comunidad de fe y de vida donde puedan sentirse acogidos, comprendidos, sostenidos, en una palabra, dignos de amar y de ser amados. Para ellos, como para cualquier otro, contemplar a Cristo y dejarse "mirar" por él es una experiencia que los abre a la esperanza y los impulsa a elegir la vida (cf. Dt 30, 19).

En este itinerario espiritual pueden ser de gran ayuda la lectura y la meditación de los salmos, en los que el autor sagrado expresa en la oración sus alegrías y sus angustias. El rezo del rosario permite encontrar en María una Madre amorosa que enseña a vivir en Cristo. La participación en la Eucaristía es fuente de paz interior, tanto por la eficacia de la Palabra y del Pan de vida como por la inserción en la comunidad eclesial. Consciente de cuánto esfuerzo cuesta a la persona deprimida lo que a los demás resulta sencillo y espontáneo, es necesario ayudarle con paciencia y delicadeza, recordando la advertencia de santa Teresa del Niño Jesús: "Los niños dan pasitos".

En su amor infinito, Dios está siempre cerca de los que sufren. La enfermedad depresiva puede ser un camino para descubrir otros aspectos de sí mismos y nuevas formas de encuentro con Dios. Cristo escucha el grito de aquellos cuya barca está a merced de la tormenta (cf. Mc 4, 35-41). Está presente a su lado para ayudarles en la travesía y guiarlos al puerto de la serenidad recobrada.


Presentar ejemplos y experiencias positivas

El fenómeno de la depresión recuerda a la Iglesia y a toda la sociedad cuán importante es proponer a las personas, y especialmente a los jóvenes, ejemplos y experiencias que les ayuden a crecer en el plano humano, psicológico, moral y espiritual. En efecto, la ausencia de puntos de referencia no puede por menos de contribuir a hacer que las personalidades sean más frágiles, induciéndolas a considerar que todos los comportamientos son equivalentes. Desde este punto de vista, el papel de la familia, de la escuela, de los movimientos juveniles y de las asociaciones parroquiales es muy importante por el influjo que esas realidades tienen en la formación de la persona.

El papel de las instituciones públicas también es significativo para asegurar condiciones de vida dignas, en especial a las personas abandonadas, enfermas y ancianas. Igualmente necesarias son las políticas para la juventud, encaminadas a dar a las nuevas generaciones motivos de esperanza, preservándolas del vacío y de las peligrosas formas de colmarlo.

Queridos amigos, a la vez que os aliento a un renovado compromiso en un trabajo tan importante junto a los hermanos y hermanas afectados por la depresión, os encomiendo a la intercesión de María santísima, Salus infirmorum. Que cada persona y cada familia sientan su solicitud materna en los momentos de dificultad.
A todos vosotros, a vuestros colaboradores y a vuestros seres queridos imparto de corazón la bendición apostólica.

(©L'Osservatore Romano - 21 de noviembre de 2003)
 


EL DAÑO DE LAS BURLAS

Hola: Me llamo ___ y tengo 18 años....Quiero contarle algo que me pasó. Desde el comienzo de mi escuela habían chicos que me molestaban diciendo me que era una aburrida... Luego los demás lo decían y lo decían y mas y mas. Así casi la mitad de la escuela lo dijo. Solo porque soy callada y tímida.... Todos contra mi, padre. Un día ya no aguanté y me tomé un pote de pastillas... Padre, intenté suicidarme... Estaba bien deprimida y desesperada y no podía parar de llorar..  Mis papas casi se mueren del susto..... Terminé en un hospital para enfermos mentales por varios meses... horrible pesadilla!!!...... Padre, ¿Como puedo hacer para olvidarme y perdonar a tanta gente......? Yo creo en Dios.

RESPUESTA

Querida ___,  Todo lo malo que te hicieron es porque no conocen el amor de Dios.  Se burlan porque están inseguros de su propia identidad y no tienen paz.

Querida ___,  ¡¡DIOS TE AMA!!  Esa verdad no es una vaga idea.  ES LA VERDAD mas importante. El te creó. El te rescató al precio de Su sangre.

Cuando conocemos a Jesús nuestro corazón cambia y es cada vez mas como el de Jesús. Podrás perdonar cuando sepas cuanto te ama Jesús. Puedes estar segura de ese amor al contemplar la Cruz.

Fíjate que tu misma te has medido según la mentalidad de esas personas que no conocen el amor de Jesús. Pero ellos están ciegos y sus criterios muy lejos de la verdad.

MIRA LO QUE LE HICIERON A JESUS.  Llenos de desprecio y burla, lo odiaron hasta que lo crucificaron.

Cuando Jesus llevaba la cruz y las mujeres se lamentaban, El les dijo:
"Si en el leño verde hacen esto, en el seco ¿qué se hará?"  Lucas 23:31

 Si a Jesus lo clavaron en la Cruz, a ti y a mi, que somos miembros de Su Cuerpo, ¿Nos van a tratar diferente?

Mas bien piensa que todos somos culpables por la cruz de Jesus. En adelante vivamos para El. Abrele tu corazón. Ahora mismo, pídele que entre en tu vida. Que en adelante EL MISMO sea el AMOR de tu vida. Que no te veas según el mundo sino tal como te ve Dios. Aunque muchos no lo entiendan porque están ciegos, tu en verdad eres preciosa y eres de Cristo.  

Dile a Jesus que deseas conocerle profundamente y da los pasos necesarios para que El se te revele y actué en ti. Escucha Su Palabra (lee los Evangelios). Haz una buena confesión. Vete a misa y recibe a Jesus AL MENOS cada domingo. Comienza a pensar en EL MAS que en ti misma. Obedécele en Todo. 

Este mundo esta en la oscuridad y tu has sido llamada para brillar con la luz de Cristo. Tienes por el bautismo una misión de ser testigo del amor de Dios.

Es hora de renunciar al miedo. No siempre te vas a sentir bien. No importa. Los sentimientos pasan. Cristo, es la verdad, el mismo ayer, hoy y siempre.  

Estoy rezando por ti.

 En los corazones de Jesús y María,  Padre Jordi Rivero

 

 

siervas_logo_color.jpg (14049 bytes) 
Regreso a la página principal
www.corazones.org
Esta página es obra de Las  Siervas de los Corazones Traspasados de Jesús y María