Información recopilada por SCTJM

Un monasterio canónicamente erigido y autónomo, con una comunidad de no menos que doce religiosos o monjes, bajo el gobierno de un abad; o bien religiosas o monjas bajo el de una abadesa.

Las primeras fundaciones monásticas cristianas de las cuales tenemos claro conocimiento eran simplemente grupos de chozas sin ninguna estructura organizada, levantadas sobre el asentamiento de algún famoso anacoreta por su santidad o ascetismo, alrededor de los cuales se había arracimado un grupo de discípulos impacientes por aprender su doctrina e imitar su estilo de vida. Al principio, los anacoretas no dieron ninguna importancia al diseño formal de sus viviendas. Hicieron uso de cualquier cosa que la naturaleza les brindaba, o lo que les venía sugerido por sus circunstancias. Cuando el número de esos solitarios en un lugar crecía, y las chozas aumentaron en proporción, convinieron poco a poco someterse todos a un superior y seguir una regla de vida común; pero no tenían ningún lugar de reunión para todos, excepto una iglesia a la cual se dedicaban especialmente durante los servicios dominicales.

En Tebas, en el Nilo, en el Alto Egipto, sin embargo, San Pacomio puso las bases de la vida cenobítica, disponiéndolo todo de forma bien organizada. Construyó varios monasterios, conteniendo cada uno cerca de 1.600 celdas separadas unas de otras y dispuestas en líneas, como en un campamento, donde los monjes dormían y realizaban algunas de sus tareas manuales; habiendo también naves grandes para sus necesidades comunes, como la iglesia, el refectorio o comedor, la cocina, incluso una enfermería y una hospedería o casa de huéspedes. Una empalizada que protegía a todas estas construcciones daba al asentamiento la apariencia de una aldea amurallada; pero cada lugar estaba construido con una extrema sencillez, sin ninguna pretensión de estilo arquitectónico.

Instalaciones.

Antes, como ahora, las comunidades monásticas siempre y por todos sitios han transmitido una amable hospitalidad hacia todos como manera importante de manifestar su servicio a la sociedad; por lo tanto los monasterios que estaban cerca de las carreteras principales gozaron siempre de una consideración y estima particular. Donde los invitados fueron frecuentes y numerosos, la comodidad proporcionada a ellos era realmente a su gusto. Y como esto era necesario para los grandes personajes que viajaban acompañados por una auténtica muchedumbre de porteadores, hubieron de agregarse amplios establos extensos y otras dependencias externas en los hostales monásticos. Más tarde, las xenodochia, o enfermerías, fueron anexadas a esta hospedería, en donde los viajeros enfermos podían recibir el tratamiento médico apropiado.

San Benito ordenó que el oratorio monástico fuera realmente lo que su nombre indicaba, un lugar reservado exclusivamente para el rezo público y privado. Al principio fue una sola capilla, lo suficientemente grande para albergar a los religiosos, donde los externos no eran admitidos. El tamaño de estos oratorios fue agrandado gradualmente para resolver las necesidades litúrgicas. Generalmente había también otro oratorio, fuera del recinto monástico, en el cual eran admitidas mujeres.

El refectorio era el salón común donde los monjes podían comer. Allí se observaba un silencio estricto, pero durante las comidas uno de la fraternidad leía en voz alta hacia la comunidad. Cerca de la puerta del refectorio estaba siempre el lavabo, donde los monjes lavaban sus manos antes y después de cada comidas. La cocina estaba, para su conveniencia, situada siempre cerca del refectorio. En los monasterios más grandes había cocinas separadas para la comunidad (donde los hermanos realizaban los deberes en turnos semanales), el abad, los enfermos, y los huéspedes.

El dormitorio era el cuarto con las camas de la comunidad. Una lámpara se consumía en él a lo largo de toda la noche. Los monjes dormían arropados, y así podían estar preparados, como dice San Benito, para levantarse sin demora para el Oficio nocturno. Lo normal, cuando el número de hermanos lo permitía, era que cada uno durmiera en su dormitorio, por lo que el espacio era a menudo muy grande; más de lo que cada uno necesitaba. La práctica, sin embargo, vino gradualmente en dividir el dormitorio grande en numerosos departamentos pequeños, asignándose uno para cada monje. Los retretes estaban separados de los edificios principales por un pasadizo, y dispuestos siempre considerando el más grande respeto a la salud y a la limpieza, con una fuente abundante de agua corriente que era utilizada donde fuera posible.

Aunque San Benito no hace ninguna mención específica de una sala capitular, sin embargo pide a los monjes "vayan todos justo después de la cena a leer las 'Colaciones.'" La habitación capitular estaba siempre a nivel del claustro, al que se abría. Los claustros, aunque cubiertos, estaban generalmente abiertos a la intemperie, y eran una adaptación del viejo atrium romano. Además de resultar ser un medio de comunicación entre las diferentes partes del monasterio, eran la vivienda y el taller de los monjes, así que la voz claustro se convirtió en sinónimo de vida monástica. Es un misterio cómo los monjes de climas pudieron vivir en climas fríos en esas galerías abiertas durante los meses de invierno.

La enfermería era un edificio especial que quedaba aparte para la comodidad de los hermanos enfermos y encamados, que allí recibían el cuidado y la atención especiales que necesitaban, en manos de aquellos a los que se les había encomendado ese deber. Un herbolario proporcionó muchos de los remedios utilizados.

Cuando la muerte hacía acto de presencia entre ellos, los monjes eran enterrados en un ataúd dentro del recinto monástico. Era un privilegio muy estimado el honor de un entierro entre religiosos, y a veces también lo acordaban obispos, personajes reales y distinguidos benefactores. No había monasterio completo sin los sótanos para almacenar sus provisiones.

Había, además, graneros, cuadras, etc., todos bajo cuidado del mayordomo, así como cualquier dependencia interior o exterior cuando fueran utilizadas con propósitos agrícolas. Los jardines y las huertas proporcionaron verduras y fruta tal como fueron cultivados en la Edad Media.

El trabajo en los campos, sin embargo, no ocupaba todo el tiempo de los monjes. Además de cultivar las artes, y de transcribir manuscritos, gestionaron muchos negocios, tales como sastrería, zapatería, carpintería, etc., mientras que otros cocían al horno el pan para su consumo diario. La mayoría de los monasterios tenían un molino para moler su propio maíz. Era normal ver que una abadía, especialmente si mantenía una gran comunidad, era como una pequeña ciudad, autónoma y autosuficiente, tal como San Benito quiso que fuera, para evitar lo más posible que los monjes tuvieran que dejar la clausura para cualquier necesidad.

El enorme desarrollo de la vida monástica llevaba en sí mismo un desarrollo parejo en la comodidad que le convenía. Los edificios monásticos, tan primitivos al principio, crecieron con el tiempo hasta que presentaron un aspecto muy imponente; y las artes fueron requisadas y los modelos arquitectónicos antiguos fueron copiados, adaptados, y modificados

RUTINA

La rutina de un monasterio se podía mantener y supervisar solamente por la delegación de alguna de las funciones del abad a los diversos colaboradores suyos, que así compartían con él el peso de la norma y de la administración, y de la transmisión de los asuntos importantes y que aumentaban siempre de tamaño, donde un monasterio grande e importante fuera requerido.

La regla era ejercida en subordinación al abad por el prior del claustro y el subprior; la administración, por los colaboradores llamados por obediencia que poseían poderes extensos en sus áreas respectivas. Su número varió en las diversas casas; pero los que siguen eran los auxiliares ordinarios, junto con sus deberes, nombrados lo más comúnmente posible según las viejas Costumbres:

- El cantor, o el precentor, que dirigía el canto en el servicio religioso, y era asistido por el succentor o sub-cantor. Él instruía a los novicios para que interpretaran correctamente el canto tradicional. En algunos lugares él actuaba como maestro de los muchachos de la escuela claustral. Él era bibliotecario y archivero, y en su oficio, se hizo cargo de los preciosos tomos y manuscritos preservados en un mostrador o librería especial, y tenía que entregar los libros del coro para leerlos en el refectorio. Él se encargaba de enviar al lado de sus cartas, o mediante esquelas enrrolladas, la comunicación a otros monasterios de la muerte de alguno de los hermanos. Él era también uno de los tres guardianes oficiales del sello conventual, llevando colgada al pecho una de las llaves donde fuera guardado.

- Al sacristán y a sus ayudantes les fue encomendado el cuidado de la iglesia, junto con su plata y vestiduras sagradas. Él tuvo que cuidar de la limpieza y la iluminación de la iglesia, de su cobertura para los grandes festivales, y del uso de los armarios o vitrinas para las vestiduras sagradas. El cementerio estaba también a su cargo. A su oficio perteneció la iluminación del monasterio entero: y la supervisión de la fabricación de velas, y compraba las cantidades necesarias de cera, de sebo, y de algodón para los fieltros. Él dormía en la iglesia, y comía a un paso, de modo que día y noche la iglesia no quedara sin guardián. Sus principales ayudantes eran un revestiarius, que cuidaba las vestiduras, el lino, y las colgaduras de la iglesia, y era responsables de lo que guardar lo que se estaba reparando, o sustituido cuando estaba fuera de su sitio; y el tesorero, que estaba al especial cuidado de los relicarios, las vasijas sagradas, y el resto de la plata.

- El cillerero o mayordomo era el proveedor de toda la comida y bebida para uso de la comunidad. Esto le exigía ausencias frecuentes, y por tanto la exención de muchos de los deberes ordinarios del coro. Él estaba al cuidado de los criados empleados del monasterio, a los que sólo él podía contratar, despedir, o amonestar. Él supervisaba el servicio de las comidas. A su trabajo correspondía proveer de combustible, el transporte de mercancías, las reparaciones de la casa, etc. Era asistido por un sub-mayordomo, y en la panadería, por un granador, o encargado del grano, que se ocupaba de moler y de la calidad de la harina.

- El camarero se hacía cargo del comedor, o "fraterno," manteniéndolo limpio, provisto con paños, servilletas, jarras, y platos, y supervisaba la colocación de las mesas. También le fue asignado el cuidado del lavabo, proporcionando él las toallas y, en caso de necesidad, el agua caliente.

- El trabajo del cocinero era de una gran responsabilidad, porque le correspondía repartir la comida, y sólo su gran experiencia podía preservarla entre la basura y la avaricia. Tuvo a su cargo un gastador, o comprador, experimentado en la comercialización. Había de mantener un control estricto de los gastos y de los almacenes, presentando cada semana los libros al abad para su correspondiente examen. Dirigía toda la cocina, cuidando especialmente que todos la vajilla fuera mantenida limpia de un modo escrupuloso. La excusa de su deber exigió su exención frecuente del coro. Los servidores de cada semana ayudaban en la cocina, bajo las órdenes de los cocineros, y esperaban en la mesa durante las comidas. Su trabajo semanal concluía la tarde del sábado después de lavar los pies de los hermanos.

- El enfermero tenía que atender al enfermo con cariñosa compasión, y, si era necesario, podía ser excusado de sus obligaciones normales. Si era sacerdote, decía Misa por los enfermos; si no, él conseguiría que un sacerdote lo hiciera. Él dormía siempre en la enfermería, incluso cuando no había enfermos allí, para ser encontrado siempre dispuesto en caso de emergencia. La práctica curiosa de las sangrías, vista como saludable en otras épocas, era realizada por el enfermero.

- El deber principal del limosnero era distribuir las limosnas del monasterio, en alimento y ropa, a los pobres, con amabilidad y discreción; y; mientras atendía a sus necesidades materiales, no debía nunca olvidarse de las espirituales. Él supervisaba el lavatorio diario de los pies de los pobres escogidos para ese propósito. Otros de sus deberes era llevar la dirección de cualquier escuela, con excepción de la claustral, en conexión con el monasterio. También tenía bajo su cargo la tarea de vigilar la transmisión del obituario o relación de difuntos. En la época medieval la hospitalidad manifestada a los viajeros por los monasterios era de tales detalles constantes que el jefe de la hospedería requería de mucho tacto, prudencia, discreción, así como afabilidad, puesto que la reputación de la casa consistía en su acogida. Su primer deber era considerar que la hospedería estuviera siempre lista para la recepción de los visitantes, que según lo impuesto por la Regla, era como recibir a Cristo mismo, y durante su estancia proveerles de lo que necesitasen, entretenerles, conducirles a los servicios religiosos, y generalmente mantenerse a su disposición.

- Los principales deberes del chambelán de un monasterio se referían al guardarropa de los hermanos, reparando o renovando su ropa gastada, y el preservar las que estaban fuera de uso para su distribución a los pobres por el limosnero. Él tenía también la lavandería en su supervisión. Como le correspondía proveer de paño y tela para la ropa, tuvo que asistir a los mercados vecinos para hacerse con sus existencias. A él también le incumbió la tarea de preparar los baños, lavado de pies, y de afeitar a los hermanos.

El maestro de novicios era por supuesto uno de los oficiales más importantes de cada monasterio. En la iglesia, en el refectorio, en el claustro, en el dormitorio, mantenía un control vigilante sobre los novicios, y pasaba el día instruyéndoles y ejercitándoles en las reglas y prácticas tradicionales de la vida religiosa, animando y ayudando a todos, pero especialmente a los que demostraban buenas cualidades para la vocación monástica.

Los oficiales semanales eran, además de los servidores referidos ya, el lector en el refectorio, que le fue impuesta una preparación cuidadosa para evitar errores. También, el antifonista debía leer el invitatorio en Maitines, entonando la primera antífona de los salmos, versículos y responsorios, después de las lecciones, y del capítulo, o del pequeño capítulo, etc. El liturgista, o sacerdote que presidía la recitación del breviario de una semana, tenía que comenzar todas las diversas Horas canónicas, dando las bendiciones que hicieran falta, y cantando la Misa Conventual cada día.

 

Fuente que ofrece mas información: aciprensa.

 

Google
 

SCTJM
Regreso a la página principal

www.corazones.org
Esta página es obra de Las Siervas de los Corazones Traspasados de Jesús y María Copyright
© 2013 SCTJM