Información recopilada por SCTJM

 

Etim. Latín ablutio. Lavarse o limpiarse; una limpieza espiritual.

Purificación con agua de partes del cuerpo o de objetos, utilizada en el judaísmo, el cristianismo, el islamismo y el hinduísmo. En la Escritura encontramos la palabra en: Hebreos 9,10 "...y sólo son prescripciones carnales, que versan sobre comidas y bebidas y sobre abluciones de todo género, impuestas hasta el tiempo de la reforma." Los judíos acostumbraban a lavar ritualmente muchas cosas. Jesucristo, sin embargo, quiso utilizar el agua en el Bautismo para significar la gracia. En el Rito Latino, el bautizo es generalmente conferido a través de la ablución, al echar agua sobre la cabeza de la persona.

Para los cristianos la materia próxima del sacramento del bautismo es la ablución llevada a cabo con agua. La palabra misma "bautizar” significa un lavado. Han prevalecido tres formas de ablución entre los cristianos, y la Iglesia las sostiene todas como válidas porque cumplen el requisito necesario del lavado bautismal. Estas formas son inmersión, infusión, y aspersión. La forma más antigua usualmente empleada fue sin duda la inmersión. Esta no sólo es evidente a partir de las escrituras de los Padres y los primeros ritos tanto de las Iglesias Latinas y Orientales, sino que también puede observarse en las Epístolas de San Pablo, quien habla del bautismo como un baño (Efesios, 5, 26; Rom, 6, 4; Tit. 3,5). En la Iglesia Latina, la inmersión parece haber prevalecido hasta el siglo doce. Después de ese tiempo se encuentra en algunos lugares tan tarde como el siglo dieciséis. Sin embargo, la infusión y la aspersión fueron cada vez más comunes en el siglo trece y gradualmente prevalecieron en la Iglesia Occidental. Las Iglesias Orientales han conservado la inmersión, aunque no siempre en el sentido de sumergir todo el cuerpo del candidato bajo el agua.

También la ablución para los católicos es el rito del lavado de los dedos pulgares e índices del celebrante durante la Misa; el lavado del cáliz después de la Misa, que tiene la finalidad de evitar profanación de eventuales fragmentos de las especies eucarísticas; y el lavado de los pies en la ceremonia del Jueves Santo.

En la Iglesia Griega, ablución se refiere al lavado público de las nuevas personas bautizadas. El OICA (Ordo initiationis christianae adultorum), por su parte, en los Praenotanda, establece: «La ablución significa la participación mística en la Muerte y Resurrección de Cristo, por la cual, los que creen en su nombre mueren al pecado y resucitan para la vida eterna. Por tanto, debe darse a este rito toda su importancia en la celebración del Bautismo, eligiéndose el rito de inmersión o de infusión, de manera que, conforme a las diversas tradiciones y circunstancias, se comprenda mejor que no es meramente un rito de purificación, sino un sacramento de unión con Cristo» (n. 32).

El Ritual de la Iniciación Cristiana de Adultos, por su parte, prescribe en la rúbrica: «Si el bautismo se hace por inmersión, ya sea de todo el cuerpo, ya sea de la cabeza solamente, se tendrán en cuenta las exigencias del pudor y del recato. El padrino o la madrina, o ambos, tocan al ahijado. El celebrante, tocando al electo, lo sumerge totalmente o sólo la cabeza, por tres veces, invocando una sola vez a la Santísima Trinidad» (n. 220 y n. 261 -rito simplificado-). Debemos concluir, pues, que es posible -según el nuevo Ritual- el bautismo por inmersión en el rito latino, pero hay que tener en cuenta que la costumbre es la ablución por infusión, que era más bien reservada a los casos de enfermos, pero que se ha impuesto en el rito romano desde el siglo XI, y ha sido prescrita por el Ordo Baptismi del Ritual Romano del Concilio de Trento. La inmersión parece significar mejor la inserción en la Muerte y resurrección de Cristo, pero por otra parte, requiere de una fuente bautismal apta y el respeto de las normas de pudor y recato. No creo que haya que pedir una licencia especial, salvo disposición expresa de la Conferencia Episcopal del país. Esto es algo que sabrá decirle mejor su párroco, o el párroco del lugar en donde quiera hacer el bautismo.

Vea tambien: Bautismo.

 

Google
 

SCTJM
Regreso a la página principal

www.corazones.org
Esta página es obra de Las Siervas de los Corazones Traspasados de Jesús y María
Copyright © 2013 SCTJM