Información recopilada por SCTJM

"Dios es Amor"
1 Jn. 4,8

El Amor, la Caridad, junto con la fe y la esperanza es una virtud teologal. Es decir es una virtud infundida por Dios en nuestra alma el día de nuestro bautismo, pero como una semilla que nosotros con nuestro trabajo y esfuerzo debemos de hacer crecer en nuestro corazón. Es la virtud por la que podemos amar a Dios y a nuestros hermanos por Dios. Por la caridad y en la caridad, Dios nos hace partícipes de su propio ser que es Amor.

La experiencia del amor de Dios la han vivido muchos hombres. San Pablo dice: “Me amó y se entregó por mí”. Y quienes han experimentado este amor han quedado satisfechos y han dejado todas las seguridades de la vida para corresponder a este amor de Dios.

Cuatro tipos de amor en la lengua griega.

La lengua griega, utilizada en el Nuevo Testamento, distingue cuatro tipos de amor: 
- El amor "eros", amor de deseo, atracción, pasión. Deseo de poseer el amado. Ej. El hombre que se siente atraído a una mujer y desea ser correspondido. 
- El amor "stergo", el amor familiar, ej: de una madre a sus hijos. Los cristianos deben amarse mutuamente con amor de familia. "Amense (stergo) cordialmente los unos a los otros" (Rom 12,10) Los cristianos deben sentirse miembros de una misma familia.
- El amor "fileo". Amor de amistad. "Señor, aquel a quien tú quieres (fileo) está enfermo" (Jn.11, 2); "Al otro discípulo a quien Jesús amaba (fileo)" (Jn 20, 2). "Ustedes son mis amigos (filos) si hacen lo que yo les mando" (Jn.15, 14).
- El amor "agape" El amor de la caridad. No espera nada en retorno. Es un amor abnegado y sacrificado. Ama aun cuando no es correspondido y cuando no siente el deseo. "Sabiendo Jesús que habia llegado su hora de pasar de este mundo al Padre, habiendo amado a los suyos (agapao), los amó hasta el extremo" (13, 1); "Como el Padre me amó, yo tambien los he amado (agapao). Permanezcan en mi amor" (Jn.15, 9); "Nadie tiene mayor amor (agapao) que el que da su vida por sus amigos" (Jn.15, 13).

El Papa Benedicto XVI, en su encíclica Dios es amor, describe el amor "eros" y el "agape". Enseña que el amor agape puede purificar el amor eros sin extinguirlo. Cuando el amor agape ordena todos nuestros amores, entonces llegamos al amor maduro.

El amor perfecto es el de Jesucristo y al unirnos a El podemos alcanzarlo. El amor de Jesús hacia nosotros es agape y eros. Es agape porque se entrega por nuestra salvación y es eros porque nos ama con pasión y desea nuestra respuesta >>>

¿Qué nos enseña el Catecismo sobre el amor?

1822 La caridad es la virtud teologal por la cual amamos a Dios sobre todas las cosas por Él mismo y a nuestro prójimo como a nosotros mismos por amor de Dios.

1823 Jesús hace de la caridad el mandamiento nuevo (cf Jn 13, 34). Amando a los suyos “hasta el fin” (Jn 13, 1), manifiesta el amor del Padre que ha recibido. Amándose unos a otros, los discípulos imitan el amor de Jesús que reciben también en ellos. Por eso Jesús dice: “Como el Padre me amó, yo también os he amado a vosotros; permaneced en mi amor” (Jn 15, 9). Y también: “Este es el mandamiento mío: que os améis unos a otros como yo os he amado” (Jn 15, 12).

1824 Fruto del Espíritu y plenitud de la ley, la caridad guarda los mandamientos de Dios y de Cristo: “Permaneced en mi amor. Si guardáis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor” (Jn 15, 9-10; cf Mt 22, 40; Rm 13, 8-10).

1825 Cristo murió por amor a nosotros cuando éramos todavía “enemigos” (Rm 5, 10). El Señor nos pide que amemos como Él hasta a nuestros enemigos (cf Mt 5, 44), que nos hagamos prójimos del más lejano (cf Lc 10, 27-37), que amemos a los niños (cf Mc 9, 37) y a los pobres como a Él mismo (cf Mt 25, 40.45). El apóstol san Pablo ofrece una descripción incomparable de la caridad: «La caridad es paciente, es servicial; la caridad no es envidiosa, no es jactanciosa, no se engríe; es decorosa; no busca su interés; no se irrita; no toma en cuenta el mal; no se alegra de la injusticia; se alegra con la verdad. Todo lo excusa. Todo lo cree. Todo lo espera. Todo lo soporta» (1 Co 13, 4-7).

1826 Si no tengo caridad —dice también el apóstol— “nada soy...”. Y todo lo que es privilegio, servicio, virtud misma... si no tengo caridad, “nada me aprovecha” (1 Co 13, 1-4). La caridad es superior a todas las virtudes. Es la primera de las virtudes teologales: “Ahora subsisten la fe, la esperanza y la caridad, estas tres. Pero la mayor de todas ellas es la caridad” (1 Co 13,13).

1827 El ejercicio de todas las virtudes está animado e inspirado por la caridad. Esta es “el vínculo de la perfección” (Col 3, 14); es la forma de las virtudes; las articula y las ordena entre sí; es fuente y término de su práctica cristiana. La caridad asegura y purifica nuestra facultad humana de amar. La eleva a la perfección sobrenatural del amor divino.

1828 La práctica de la vida moral animada por la caridad da al cristiano la libertad espiritual de los hijos de Dios. Este no se halla ante Dios como un esclavo, en el temor servil, ni como el mercenario en busca de un jornal, sino como un hijo que responde al amor del “que nos amó primero” (1 Jn 4,19): «O nos apartamos del mal por temor del castigo y estamos en la disposición del esclavo, o buscamos el incentivo de la recompensa y nos parecemos a mercenarios, o finalmente obedecemos por el bien mismo del amor del que manda [...] y entonces estamos en la disposición de hijos» (San Basilio Magno, Regulae fusius tractatae prol. 3).

1829 La caridad tiene por frutos el gozo, la paz y la misericordia. Exige la práctica del bien y la corrección fraterna; es benevolencia; suscita la reciprocidad; es siempre desinteresada y generosa; es amistad y comunión: «La culminación de todas nuestras obras es el amor. Ese es el fin; para conseguirlo, corremos; hacia él corremos; una vez llegados, en él reposamos» (San Agustín, In epistulam Ioannis tractatus, 10, 4).

Jesús revela la plenitud del amor. El es amor encarnado. El nos da la gracia para recibir su amor y ser amorosos. Amar es asemejarse a Dios. Entonces compartimos su amor con todos. Para el Cristiano amar es el principal Mandamiento que encierra a todos los demás.

Acercóse uno de los escribas que les había oído y, viendo que les había respondido muy bien, le preguntó: «¿Cuál es el primero de todos los mandamientos?» Jesús le contestó: «El primero es: Escucha, Israel: El Señor, nuestro Dios, es el único Señor, y amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas. El segundo es: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No existe otro mandamiento mayor que éstos.» Marcos 12,28-31

La medida del amor: No es suficiente amar según nuestra idea de lo que es amor, Jesús nos manda a amar como EL amó: "Este es el mandamiento mío: que os améis los unos a los otros como yo os he amado". Juan 15,12

Jesús crucificado es la revelación mas perfecta del amor. "Nadie tiene mayor amor que el que da su vida por sus amigos". Juan 15,13

Como cristianos estamos llamados a imitar a Jesús que dio su vida por todos.

En esto hemos conocido lo que es amor: en que él dio su vida por nosotros. También nosotros debemos dar la vida por los hermanos. I Juan 3,16

En Cristo somos capaces de un amor sobrenatural, la plenitud de la vida para la que fuimos creados: Para que sus corazones reciban ánimo y, unidos íntimamente en el amor, alcancen en toda su riqueza la plena inteligencia y perfecto conocimiento del Misterio de Dios, en el cual están ocultos todos los tesoros de la sabiduría y de la ciencia. -Colosenses 2,2

Nada ni nadie nos puede apartar del amor de Dios ¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿La tribulación?, ¿la angustia?, ¿la persecución?, ¿el hambre?, ¿la desnudez?, ¿los peligros?, ¿la espada? -Romanos 8:35

El amor no es algo abstracto. Se demuestra en la práctica.

Si alguno que posee bienes de la tierra, ve a su hermano padecer necesidad y le cierra su corazón, ¿cómo puede permanecer en él el amor de Dios? Hijos míos, no amemos de palabra ni de boca, sino con obras y según la verdad. I Juan 3,17-18

Jesús nos enseñó a amar a nuestros enemigos. «Habéis oído que se dijo: Amarás a tu prójimo y odiarás a tu enemigo. Pues yo os digo: Amad a vuestros enemigos y rogad por los que os persigan, para que seáis hijos de vuestro Padre celestial, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y llover sobre justos e injustos. Porque si amáis a los que os aman, ¿qué recompensa vais a tener? ¿No hacen eso mismo también los publicanos? Y si no saludáis más que a vuestros hermanos, ¿qué hacéis de particular? ¿No hacen eso mismo también los gentiles? Vosotros, pues, sed perfectos como es perfecto vuestro Padre celestial. -Mateo 5,43-48. Cf. Lc 6, 28.

El amor según San Pablo I Corintios 13,1-12

Aunque hablara las lenguas de los hombres y de los ángeles, si no tengo caridad, soy como bronce que suena o címbalo que retiñe. Aunque tuviera el don de profecía, y conociera todos los misterios y toda la ciencia; aunque tuviera plenitud de fe como para trasladar montañas, si no tengo caridad, nada soy. Aunque repartiera todos mis bienes, y entregara mi cuerpo a las llamas, si no tengo caridad, nada me aprovecha. La caridad es paciente, es servicial; la caridad no es envidiosa, no es jactanciosa, no se engríe; es decorosa; no busca su interés; no se irrita; no toma en cuenta el mal; no se alegra de la injusticia; se alegra con la verdad. Todo lo excusa. Todo lo cree. Todo lo espera. Todo lo soporta.

La caridad no acaba nunca. Desaparecerán las profecías. Cesarán las lenguas. Desaparecerá la ciencia. Porque parcial es nuestra ciencia y parcial nuestra profecía. Cuando vendrá lo perfecto, desaparecerá lo parcial. Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, razonaba como niño. Al hacerme hombre, dejé todas las cosas de niño. Ahora vemos en un espejo, en enigma. Entonces veremos cara a cara. Ahora conozco de un modo parcial, pero entonces conoceré como soy conocido.

Ver también:

"Amor" en a Biblia.

"Deus Caritas est", Carta Encíclica Dios es amor. Benedicto XVI. 25 de Diciembre de 2005.

"Amor de Dios según San Juan", Benedicto XVI, audiencia general, 9 de agosto, 2006.

"¿Qué es el amor de sí mismo?" Cardenal Joseph Ratzinger

"Amistad" en nuestro Diccionario.

 
Google
 

SCTJM
Regreso a la página principal
www.corazones.org


Esta página es obra de Las Siervas de los Corazones Traspasados de Jesús y María
Copyright © 2014 SCTJM