ATRICION
(Etim. Latín attero; participio. attritus; "gastar a base de roce". La palabra es de origen medieval)

La Atrición es también llamada "contrición imperfecta"

Ver la definición del Catecismo de la Iglesia Católica en la sección sobre Penitencia>>>

Santo Tomás recogió y armonizó en una doctrina coherente las opiniones doctrinales de su época sobre la atrición: Se trata de un don que nos hace ver la fealdad del pecado y nos mueve a temer el infierno.  Mueve hacia la conversión y dispone a la confesión, pero por si misma esta contrición imperfecta no alcanza el perdón de pecados graves. Necesita culminar en la Confesión.

La misma doctrina fue enseñada por el Concilio de Trento (Ses. XIV, iv). y el nuevo Catecismo de la Iglesia Católica promulgado después del Concilio Vaticano II.

Condiciones: Para que la atrición alcance el perdón de los pecados debe ser interior, sobrenatural, universal y soberana.

Interior: en cuanto a que es de corazón y excluye la voluntad de pecar.
Sobrenatural: en cuanto a que es una gracia de Dios y no meramente algo natural.
Universal: en cuanto a que se extiende a todos los pecados del penitente.
Soberana: en cuanto a que hace al penitente detestar el pecado mas que a todos los otros males.

Los Reformadores Protestantes consideraron que la atrición era una hipocresía que hace del hombre mas pecador. (Bula de León X, Exurge Domine, prop. VI; Concilio de Trento, Ses. XIV, can. iv.). Baius y Jansenio eran de esta opinión. Este último enseñaba que el temor sin caridad es malo porque procede no del amor de Dios sino del amor propio. (condenado por Alejandro VIII, 7 diciembre, 1690; y por Clemente X, "Unigenitus", 8 Septiembre, 1717. También la Bula de Pío VI "Auctorem Fidei", prop. 25).

El Concilio de Trento (Ses. XIV, iv). enseñó que no solo no es la atrición una hipocresía ni hace al hombre mas pecador sino que es un don de Dios, un impulso del Espíritu Santo, el cual aunque todavía no habita en el penitente, lo dispone para recibir la gracia en la confesión . El concilio utilizó el ejemplo de los Ninivitas que, llenos de temor por sus pecados después de la predicación de Jonás, hicieron penitencia y obtuvieron la misericordia de Dios. 

Ver también: Temor de Dios es necesario


Regreso a la página principal
www.corazones.org


Esta página es obra de Las  Siervas de los Corazones Traspasados de Jesús y María.
Copyright © 1999 SCTJM