El Cielo

Cielo en el Catecismo
El Cielo como plenitud de intimidad con Dios
-JP II, 1999
¿Se puede sufrir en el cielo?

Novísimos

Para nosotros, los cristianos, "vida eterna" no significa sólo una vida que dura para siempre, "sino también una nueva calidad de la existencia, sumergida plenamente en el amor de Dios, que libera del mal y de la muerte y nos pone en comunión sin fin con todos los hermanos y hermanas que participan en el mismo Amor".  -Padre Ramiro Pellitero

¿Habrá libre voluntad en el cielo?
Si. Los santos
en el cielo ven a Dios en su misma esencia. Ese amor los llena de tal manera que con libre voluntad ellos solo desean amar a Dios y por lo tanto ser fieles a El.

¿Se puede pecar en el cielo?
Lucifer y otros ángeles pecaron cuando estaban en el cielo. ¿También nosotros tendremos el peligro de pecar cuando estemos en el cielo y caer al infierno?

Respuesta:  Es cierto que que los demonios eran ángeles en el cielo y que pecaron.  Se rebelaron contra Dios con todo conocimiento y libertad.  No sabemos cual fue su pecado, es posible que haya sido la soberbia. Pero sabemos que su decisión fue definitiva e irrevocable (Catecismo #393).

Los
ángeles buenos también hicieron una decisión definitiva. Dios confirmó esa decisión de manera que ya nunca puedan caer.  Ellos decidieron amar y servir fielmente a Dios.
 

Al morir, nuestra decisión también será confirmada por Dios para siempre: Salvación eterna o perdición eterna (Muchos iran al purgatorio, pero los que van allí, todos están camino al cielo).  Ni del cielo pueden ir al infierno ni del infierno al cielo.

¿Los demonios, en el cielo, antes de pecar veían a Dios?
Respuesta: Sí, veían a Dios pero no perfectamente.  Según Santo Tomás de Aquino, esa visión era de un orden mayor a la nuestra en la tierra, pero no era la visión perfecta que los ángeles buenos gozan después de su decisión de ser fieles y de los santos en el cielo.

 


Regreso a la página principal
www.corazones.org

Esta página es obra de Las  Siervas de los Corazones Traspasados de Jesús y María.