Concomitancia

Etim: del latín: concomitantia, acompañar.

La doctrina que explica por que el Cristo completo está presente bajo cada especie Eucarística. Cristo es indivisible; Su Cuerpo es inseparable de Su Sangre, de Su Alma humana, Su Naturaleza Divina y Su Persona Divina.  De esta verdad se deduce que Jesús esta enteramente presente en la Eucaristía.  

El efecto específico de la primera Consagración en la Santa Misa es solo la sustancia de Su Cuerpo. Su Sangre, Alma, Divinidad y Persona se hacen presentes por la conexión inseparable que tienen con el Cuerpo (concomitancia).

El efecto específico de la segunda Consagración es la Preciosa Sangre de Jesús. Pero por concomitancia, Su Cuerpo y todo su ser también están presentes. 

Ver: Comunión bajo las dos especies

siervas_logo_color.jpg (14049 bytes)
Regreso a la página principal
www.corazones.org
Esta página es obra de Las  Siervas de los Corazones Traspasados de Jesús y María.
Copyright © 2001 SCTJM