TURISMO

Mensaje del cardenal Sodano, en nombre de Benedicto XVI, para la Jornada Mundial del Turismo. Tema: «Viajes y transportes: del mundo imaginario de Julio Verne a la realidad del siglo XXI»  25 septiembre 2005

La celebración de la Jornada mundial del turismo, programada para el próximo 27 de septiembre, ofrece al Sumo Pontífice Benedicto XVI la oportunidad de enviar un cordial saludo a cuantos forman parte del vasto mundo del turismo, y poner de manifiesto la solicitud pastoral de la Iglesia con respecto a ellos. Es interesante el tema elegido por la Organización mundial del turismo para esa Jornada: "Viajes y transportes: del mundo imaginario de Julio Verne a la realidad del siglo XXI".

Julio Verne, hombre de letras, viajero y escritor de viva imaginación, supo conjugar inteligentemente en sus escritos la fantasía y los conocimientos científicos de su tiempo. Sus viajes, reales o imaginarios, constituyeron de hecho una invitación a consultar el nuevo atlas geográfico, y un desafío a la responsabilidad humana al afrontar los límites que ya no podían disimularse. A finales del siglo XIX, en su increíble viaje, Verne superaba esos límites impuestos por la cultura dominante y por una visión centrada totalmente en el Occidente europeo.

También hoy existen obstáculos que es preciso superar si se quiere que la oferta turística, fruto de viajes y transportes, se extienda a todos. Nuevas e inéditas posibilidades de viajes con medios de transporte cada vez más modernos y veloces pueden hacer del turismo una ocasión providencial para compartir los bienes de la tierra y de la cultura. Un siglo después de la muerte de Julio Verne, gran parte de su fantasía se ha hecho accesible y gran parte de su imaginación ha tomado forma concreta. Se va realizando el sueño de un turismo sin fronteras, que podría contribuir a crear un futuro mejor para la humanidad.

Pero es necesario tener siempre en cuenta las exigencias éticas relacionadas con el turismo. Es importante que cuantos tienen responsabilidades en este ámbito ―políticos, legisladores, hombres de gobierno y de finanzas― se comprometan a favorecer el encuentro pacífico entre las poblaciones, garantizando seguridad y facilidad de comunicación. Los promotores, los organizadores y los que trabajan en el sector turístico están llamados a realizar estructuras que lo hagan sano, popular y económicamente sostenible, teniendo siempre bien claro que en toda actividad, y por tanto también en el turismo, el fin primario debe ser siempre el respeto de la persona humana, en el contexto de la búsqueda del bien común. Quien viaja por turismo debe sentirse impulsado por el deseo de encontrarse con los demás, respetándolos en su diversidad personal, cultural y religiosa; debe estar dispuesto a abrirse al diálogo y a la comprensión, y con su comportamiento comunicar sentimientos de respeto, de solidaridad y de paz.

Por otra parte, es muy importante el papel de las comunidades cristianas: al acoger a los turistas, deben sentirse comprometidas a ofrecerles la posibilidad de descubrir la riqueza de Cristo encarnada no sólo en monumentos y obras de arte religioso, sino también en la vida diaria de una Iglesia viva. Por lo demás, desde el comienzo del cristianismo, los viajes han permitido y facilitado la difusión de la buena nueva en todo el mundo.

Deseando que la próxima Jornada mundial del turismo produzca los frutos esperados, Su Santidad Benedicto XVI asegura un recuerdo en la oración y de buen grado envía a todos la bendición apostólica.

Aprovecho la ocasión para confirmarme afectísimo en el Señor.

Vaticano, 16 de julio de 2005
Cardenal ANGELO SODANO
Secretario de Estado
[Traducción distribuida por la Santa Sede]


 


 

siervas_logo_color.jpg (14049 bytes)
Regreso a la página principal
www.corazones.org
Esta página es obra de Las  Siervas de los Corazones Traspasados de Jesús y María