Incompatibilidad no es razón
«si los americanos pueden divorciarse por incompatibilidad de caracteres no puedo concebir por qué no se divorcian todos. He conocido muchos matrimonios felices, pero nunca a uno compatible. Pues un hombre y una mujer, como tales, son incompatibles» -Chesterton

 

 

 



 

Divorcio
Etim. Latín,divortium; de divertere, separar, echar a un lado

En esta página:
Definición de divorcio
| Divorcio en el Catecismo
Benedicto XVI sobre los divorciados vueltos a casar
Juan Pablo II a los divorciados
De nuestro correo


Temas relacionados en otras páginas:
Recepción de la Eucaristía por los divorciados y vueltos a casar
Divorciados y casados de nuevo, en Familiaris Consortio -enseña las normas vigentes.
 
Para los hijos de divorciados -YouTube
Matrimonio 


Program to avoid a divorce


Divorcio es la separación legal de los esposos. La mayoría de los países permiten el divorcio civil y lo regulan en algún grado por medio de la ley civil.

Muchas iglesias cristianas interpretan el divorcio civil como el fin del matrimonio y permiten un segundo matrimonio. La Iglesia Católica no acepta que el divorcio civil nulifique el matrimonio. No puede disolver los vínculos matrimoniales ya que estos proceden de Dios. "Lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre".

La Iglesia reconoce que en algunas circunstancias muy graves es necesaria la separación y la protección de quién corra peligro de ser maltratado. No por ello se disuelven los vínculos matrimoniales.

La Iglesia puede conceder la nulidad matrimonial cuando el matrimonio, desde el principio, careció de un elemento esencial para su validez. Si el matrimonio ha sido anulado ambos pueden quedar libres para casarse.  El Tribunal puede, sin embargo, establecer condiciones o negar el matrimonio eclesiástico si considera que existen impedimentos para ello.


El Catecismo presenta el divorcio entre las ofensas contra la dignidad del Matrimonio, en la sección del Sexto Mandamiento:

2382 El Señor Jesús insiste en la intención original del Creador que quería un matrimonio indisoluble,[128] y deroga la tolerancia que se había introducido en la ley antigua.[129] 1614  

Entre bautizados católicos, "el matrimonio rato y consumado no puede ser disuelto por ningún poder humano ni por ninguna causa fuera de la muerte".[130] 

2383 La separación de los esposos con permanencia del vínculo 1649 matrimonial puede ser legítima en ciertos casos previstos por el Derecho Canónico.[131]

Si el divorcio civil representa la única manera posible de asegurar ciertos derechos legítimos, el cuidado de los hijos o la defensa del patrimonio, puede ser tolerado sin constituir una falta moral.

2384 El divorcio es una ofensa grave a la ley natural. Pretende romper 1650 el contrato, aceptado libremente por los esposos, de vivir juntos hasta la muerte. El divorcio atenta contra la Alianza de salvación de la cual el matrimonio sacramental es un signo. El hecho de contraer una nueva unión, aunque reconocida por la ley civil, aumenta la gravedad de la ruptura: el cónyuge casado de nuevo se halla entonces en situación de adulterio público y permanente:

Si el marido, tras haberse separado de su mujer, se une a otra mujer, es adúltero, porque hace cometer un adulterio a esta mujer; y la mujer que habita con él es adúltera, porque ha atraído a sí al marido de otra.[132]  

2385 El divorcio adquiere también su carácter inmoral a causa del desorden que introduce en la célula familiar y en la sociedad. Este desorden entraña daños graves: para el cónyuge, que se ve abandonado; para los hijos, traumatizados por la separación de los padres, y a menudo viviendo en tensión a causa de sus padres; por su efecto contagioso, que hace de él una verdadera plaga social.

2386 Puede ocurrir que uno de los cónyuges sea la víctima inocente del divorcio dictado en conformidad con la ley civil; entonces no contradice el precepto moral. Existe una diferencia considerable entre el cónyuge que se ha esforzado con sinceridad por ser fiel al sacramento del Matrimonio y se ve injustamente abandonado y el que, por una falta grave de su parte, 1640 destruye un matrimonio canónicamente válido.[133]
 


La Iglesia debe acoger con amor a los divorciados vueltos a casar y ayudarles a vivir el sufrimiento provocado por no acceder a la comunión
Benedicto XVI, 25 Julio, 2005

Sabemos todos que éste es un problema particularmente doloroso para las personas que viven en situaciones en las que son excluidas de la comunión eucarística y naturalmente para los sacerdotes que quieren ayudar a estas personas a amar a la Iglesia, a querer a Cristo. Esto plantea un problema.

Ninguno de nosotros tiene una receta, en parte porque las situaciones son siempre diferentes. Diría que es particularmente dolorosa la situación de los que se casaron por la Iglesia, pero no eran realmente creyentes y lo hicieron por tradición, y luego, encontrándose en una nueva boda no válida se convierten, encuentran la fe y se sienten excluidos por el sacramento. Éste realmente es un sufrimiento grande y cuando era prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe invité a muchas Conferencias episcopales y especialistas a estudiar este problema: un sacramento celebrado sin fe. No me atrevo a decir si realmente se pueda encontrar aquí un motivo de invalidez porque en el sacramento faltó una dimensión fundamental. Personalmente yo lo pensé, pero con las discusiones que hemos tenido he comprendido que el problema es muy difícil y que tiene que todavía hay que profundizar en él. Ahora bien, dada la situación de sufrimiento de estas personas, es necesario profundizar en ello.

No me atrevo a dar ahora una respuesta, en cualquier caso me parecen muy importantes dos aspectos. El primero: aunque no puedan recibir la comunión sacramental no están excluidos del amor de la Iglesia y del amor de Cristo. Una Eucaristía sin la comunión sacramental inmediata ciertamente no es completa, falta algo esencial. Sin embargo también es verdad que participar en la Eucaristía sin comunión eucarística no es igual a nada, implica estar siempre implicados en el misterio de la Cruz y de la resurrección de Cristo. Siempre es participación en el gran sacramento en su dimensión espiritual y pneumática; también en su dimensión eclesial, aunque no estrictamente sacramental.

Y puesto que es el Sacramento de la Pasión de Cristo, el Cristo doliente abraza de modo particular a estas personas y se comunica con ellas de otro modo, pueden sentirse así abrazadas por el Señor crucificado que cae a tierra y muere y sufre por ellos, con ellos.

Hace falta, pues, dar a entender que aunque desafortunadamente falta una dimensión fundamental, no están excluidos del gran misterio de la Eucaristía, del amor de Cristo aquí presente. Esto me parece importante, como es importante que el párroco y la comunidad parroquial hagan experimentar a estas personas que, por una parte, tenemos que respetar el carácter indivisible del sacramento y, por otra parte, que queremos a estas personas que también sufren por nosotros. Y tenemos que sufrir con ellos, porque dan un testimonio importante, porque sabemos que en el momento en que se cede por amor se comete una falta contra el mismo sacramento y entonces la indisolubilidad aparece cada vez menos verdadera.

Conocemos no sólo el problema de las comunidades protestantes sino también de las Iglesias ortodoxas que son presentadas a menudo como modelo en el cual se tiene la posibilidad de volverse a casar. Pero sólo la primera boda es sacramental: también ellos reconocen que los otros no son sacramento, son matrimonios en modo reducido, redimensionados en una situación penitencial: en cierto sentido pueden ir a la comunión pero sabiendo que ésta es concedida «en economía» --como dicen-- por un acto de misericordia que, sin embargo, no quita el hecho de que su boda no es un sacramento.

Otro punto que afecta a las Iglesias orientales sobre estos matrimonios es que han concedido la posibilidad de divorcio con gran ligereza y, por lo tanto, el principio de la indisolubilidad, verdadera sacramentalidad del matrimonio, queda gravemente herido.

Por una parte, pues, están el bien de la comunidad y el bien del sacramento que tenemos que respetar y por la otra el sufrimiento de las personas a las que tenemos que ayudar.

El segundo punto que tenemos que enseñar y también hacer creíble para nuestra misma vida es que el sufrimiento, forma parte necesariamente de nuestra vida en muchas formas. Y éste es un sufrimiento noble, diría yo. De nuevo hace falta hacer entender que el placer no lo es todo.

El cristianismo nos da alegría, como el amor da alegría. Pero el amor también es siempre renuncia a sí mismo. El mismo Dios nos ha dado la fórmula de qué es amor: quien se pierde a sí mismo se encuentra; quien asegura su vida se pierde.

Siempre es un éxodo y por lo tanto también un sufrimiento. El gozo verdadero es una cosa diferente del placer, la alegría crece, madura siempre con el sufrimiento en comunión con la Cruz de Cristo. Sólo aquí nace el gozo verdadero de la fe, de la que tampoco están excluidos si aprenden a aceptar su sufrimiento en comunión con el de Cristo.


Edición diaria de «L’Osservatore Romano» en italiano, traducida por Zenit.


Juan Pablo II se manifiesta cercano a los divorciados
2
0-I-2003

Los divorciados, al igual que todo bautizado, están llamados a participar en la vida cristiana, respetando las reglas de la Iglesia.

"Deseo repetir mi proximidad espiritual a todas las personas separadas, divorciadas y divorciadas casadas de nuevo, que como bautizadas, están llamadas, en el respeto de las reglas de la Iglesia, a participar en la vida cristiana".

El papar hizo un repaso de la exhortación apostólica postsinodal «Familiaris consortio».  Ver # 84.

La exhortación pide que "la Iglesia rece por ellos, los anime, se presente como madre misericordiosa y así los sostenga en la fe y en la esperanza". Reafirmó además «la praxis de no admitir a la comunión eucarística a los divorciados que se casan otra vez". "Si se admitieran estas personas a la Eucaristía, los fieles serían inducidos a error y confusión acerca de la doctrina de la Iglesia sobre la indisolubilidad del matrimonio"

"La reconciliación en el sacramento de la penitencia --que les abriría el camino al sacramento eucarístico-- puede darse únicamente a los que, arrepentidos de haber violado el signo de la Alianza y de la fidelidad a Cristo, están sinceramente dispuestos a una forma de vida que no contradiga la indisolubilidad del matrimonio", sigue diciendo el documento.

"Esto lleva consigo concretamente que cuando el hombre y la mujer, por motivos serios, --como, por ejemplo, la educación de los hijos-- no pueden cumplir la obligación de la separación, asumen el compromiso de vivir en plena continencia, o sea de abstenerse de los actos propios de los esposos",

Familiaris Consortio prohíbe "efectuar ceremonias de cualquier tipo para los divorciados que vuelven a casarse"...  pues estas celebraciones... "podrían dar la impresión de que se celebran nuevas nupcias sacramentalmente válidas y como consecuencia inducirían a error sobre la indisolubilidad del matrimonio válidamente contraído".


DE NUESTRO CORREO

MI ESPOSO SE QUIERE DIVORCIAR
No se que hacer para preservar mi matrimonio. Mi esposo quiere el divorcio. Yo estoy dispuesta a hacer todo por enmendar mis errores. El sacerdote de mi parroquia me dice que le niegue el divorcio.

RESPUESTA
Vuestro matrimonio fue unido para siempre por Dios cuando ustedes se entregaron el uno al otro con juramento de amor y fidelidad. Usted hace bien en desear corregir cualquier falta suya que pueda afectar el matrimonio. Si hay entre ustedes separación que no haya sido por falta suya. Creo que el consejo de su sacerdote es correcto. Usted no acepte el divorcio a no ser que sea necesario para prevenir una grave injusticia. Ej. amenaza de violencia. No escuche consejos que parecen bien intencionados pero reflejan la mentalidad popular. Lamentablemente esta se ha metido en muchos católicos. 

Recuerde que el divorcio es un decreto civil que regula la separación de cuerpos y bienes PERO no disuelve el vínculo matrimonial ante Dios. Tampoco la Iglesia puede separar lo que Dios ha unido. Ver "
anulación".

Usted está sufriendo una gran cruz. JESUS NO LE FALTARA. Una su cruz a la de EL. Entréguele todo a Jesús pase lo que pase. Es muy importante que se una a la Iglesia, que participe en un apostolado donde se forme en la fe, tenga una vida orientada al servicio y al mismo tiempo tenga apoyo. Cuide que esta participación no desplace la convivencia con su esposo sino que le ayude a llevarlo virtuosamente. De esta manera usted descubrirá el TESORO MAS VALIOSO. Jesús reinará en su vida y tendrá paz a pesar de todo.

Ore mucho por su esposo.

P. Jordi Rivero


Regreso a la página principal
www.corazones.org


Esta página es obra de Las  Siervas de los Corazones Traspasados de Jesús y María.
Copyright © 1999 SCTJM