EVANGELIZACION

EVANGELIZAR

Anunciar la Buena Noticia del Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo. En específico, llevar la revelación cristiana a personas y culturas que aún no han recibido el Evangelio. 

Juan Pablo II proclamó la necesidad de una Nueva Evangelización dirigida hacia los cristianos. La verdad del Evangelio no cambia porque es la verdad. La novedad es en cuanto al ardor, los métodos y la expresión, de manera que la verdad eterna pueda penetrar con poder y traer la vida de Cristo al mundo moderno.


La propuesta de Cristo se ha de hacer a todos con confianza. Se ha de dirigir a los adultos, a las familias, a los jóvenes, a los niños, sin esconder nunca las exigencias más radicales del mensaje evangélico -Juan Pablo II, Novo Millennio Ineunte, 40.

Etim.: Latín evangelium; del griego euangelion, buena noticia, premio por traer buena noticia: eu- buena, +angelos, mensajero)

Evangelización es la proclamación del Evangelio con el fin de atraer a todos a Cristo y a su Iglesia. Para evangelizar hay que vivir el Evangelio. Esto es posible por la obra del Espíritu Santo y nuestro compromiso. Todo bautizado ha de ser un evangelizador. 

Ver también:
Algunos aspectos de la Evangelización Nota doctrinal, Congregación de la Doctrina de la Fe, 2007
7 desafíos a la evangelización
Evangelización de América
Internet y el evangelio
Predicamos a Cristo hasta los confines de la tierra Pablo VI
Evangelii Nuntiandi, Pablo VI
Espíritu Santo, protagonista de la Evangelización, JP II

Evangelio: "Vosotros sois la luz del mundo. No se puede esconder una ciudad edificada sobre un cerro. No se enciende una lámpara para ocultarla, sino para ponerla en un candelero a fin de que alumbre a todos los de la casa. Por eso que vuestra luz brille ante los hombres para que vean sus buenas obras y den gloria a vuestro Padre que está en los cielos" -Mt 5,14-16

S.S. Juan Pablo II, al comenzar el Tercer Milenio nos llamó a "remar mar adentro" y comprometernos en una "Nueva Evangelización": "Nueva en su ardor, en sus métodos y en su expresión".  Se debe evangelizar a las personas y también a la cultura.

La historia de Esteban nos dice mucho. Por ejemplo, nos enseña que no hay que disociar nunca el compromiso social de la caridad del anuncio valiente de la fe. Era uno de los siete que estaban encargados sobre todo de la caridad. Pero no era posible disociar caridad de anuncio. De este modo, con la caridad, anuncia a Cristo crucificado, hasta el punto de aceptar incluso el martirio. Esta es la primera lección que podemos aprender de la figura de san Esteban: caridad y anuncio van siempre juntos. -Benedicto XVI, Enero, 2007>>


¿Es suficiente invitar a otros a seguir su conciencia y ser buenos seres humanos sin apuntar a la conversión a Cristo y a la fe católica? 
¿Es posible salvarse "sin un conocimiento explícito de Cristo y sin una incorporación formal a la Iglesia".
Ver: -Nota Doctrinal acerca de algunos aspectos de la Evangelización", Congregación para la Doctrina de la Fe, 14 Dic, 2007


Evangelización entre cristianos no católicos
"Cuando la evangelización católica se lleva a cabo en un país donde viven cristianos no católicos los católicos deben cumplir la propia misión prestando la máxima atención al "verdadero respeto por sus tradiciones y riquezas espirituales" y "con un sincero espíritu de cooperación". La evangelización puede progresar con el diálogo y no con el proselitismo". -Nota Doctrinal acerca de
algunos aspectos de la Evangelización
" , Congregación para la Doctrina de la Fe, 14 Dic, 2007


S.S. Pablo VI, en su exhortación apostólica Evangelii Nuntiandi, enseña sobre la evangelización

Evangelizar significa para la Iglesia llevar la Buena Nueva a todos los ambientes de la humanidad y, con su influjo, transformar desde dentro, renovar a la misma humanidad: "He aquí que hago nuevas todas las cosas" (46). Pero la verdad es que no hay humanidad nueva si no hay en primer lugar hombres nuevos con la novedad del bautismo (47) y de la vida según el Evangelio (48). La finalidad de la evangelización es por consiguiente este cambio interior y, si hubiera que resumirlo en una palabra, lo mejor sería decir que la Iglesia evangeliza cuando, por la sola fuerza divina del Mensaje que proclama (49), trata de convertir al mismo tiempo la conciencia personal y colectiva de los hombres, la actividad en la que ellos están comprometidos, su vida y ambiente concretos.  ... y de sectores de la humanidad
-Evangelii Nuntiandi 18.

 

La evangelización auténtica no se conforma con ayudar a las personas a sentirse bien sino que lleva a la  conversión interior a Cristo y a su Iglesia, a una vida nueva que da frutos y comunica la fe a otros.


La secularización desafía a cada bautizado a ser misionero
Benedicto XVI, 29 mayo 2007

«Este es el momento de abrirse con confianza a la Providencia de Dios, que nunca abandona a su pueblo y que, con la potencia del Espíritu Santo, le guía hacia el cumplimiento de su designio eterno de salvación», afirma el Papa.

«Algunas (iglesias) tienen afortunadamente muchos sacerdotes y consagrados, muchos de ellos, a pesar de las necesidades locales, son invitados a desempeñar su ministerio pastoral y su servicio apostólico en otro lugar, incluso en las tierras de antigua evangelización»

«De este modo, se asiste a un providencial “intercambio de dones” que redunda en beneficio de todo el Cuerpo místico de Cristo. Deseo vivamente que la cooperación misionera se intensifique»

«ya no se trata sólo de colaborar en la actividad evangelizadora, sino de sentirse protagonistas y corresponsables de la misión de la Iglesia».

«Esta corresponsabilidad implica crecer en comunión entre las comunidades y el aumento de la ayuda recíproca en lo que afecta tanto al personal (sacerdotes, religiosos, religiosas, y laicos voluntarios) como a la utilización de los medios que hoy son necesarios para evangelizar».

 


siervas_logo_color.jpg (14049 bytes)
Regreso a la página principal
www.corazones.org
Esta página es obra de Las  Siervas de los Corazones Traspasados de Jesús y María.