Generosidad

Es la virtud que nos dispone a dar no solamente bienes materiales sino también de nuestro tiempo, talento y la propia vida para cumplir la voluntad de Dios, sin esperar nada en cambio en este mundo.

Esta virtud vence al pecado de
avaricia

Jesús enseña que el reino es un tesoro por el cual hay que dejarlo todo. La motivación es el amor.

Ser generoso es imitar a Jesús: "Pues conocéis la generosidad de nuestro Señor Jesucristo, el cual, siendo rico, por vosotros se hizo pobre a fin de que os enriquecierais con su pobreza". -II Corintios 8:9

Y del mismo modo que sobresalís en todo: en fe, en palabra, en ciencia, en todo interés y en la caridad que os hemos comunicado, sobresalid también en esta generosidad. -II Corintios 8:7

que practiquen el bien, que se enriquezcan de buenas obras, que den con generosidad y con liberalidad;
-I Timoteo 6:18

La generosidad es un fruto del amor y un gran testimonio de la presencia de Dios:
"Experimentando este servicio, glorifican a Dios por vuestra obediencia en la profesión del Evangelio de Cristo y por la generosidad de vuestra comunión con ellos y con todos." -II Corintios 9:13

AT
Y tú, Salomón, hijo mío, reconoce al Dios de tu padre, y sírvele con corazón entero y con ánimo generoso, porque Yahveh sondea todos los corazones y penetra los pensamientos en todas sus formas. -I Crónicas 28:9

Que a todos os dé corazón para adorarle y cumplir su voluntad con corazón grande y ánimo generoso. -II Macabeos 1:3

Vuélveme la alegría de tu salvación, y en espíritu generoso afiánzame; Salmos 51:14
 

siervas_logo_color.jpg (14049 bytes)
Regreso a la página principal
www.corazones.org
Esta página es obra de Las  Siervas de los Corazones Traspasados de Jesús y María
Copyright © 1998 SCTJM