Genuflexión

Genuflexión: doblar la rodilla como acto de reverencia.
Ver también: arrodillarse

Es loable costumbre hacer genuflexión al pasar ante el Santísimo Sacramento, ya esté expuesto o en el tabernáculo. También se hace genuflexión en algunos ritos ante la Cruz. Ej.: en el Vía Crucis. Eucharistiae Sacramentum, #84 (año 1973),  especifica: "Una rodilla se dobla ante el Santísimo Sacramento, ya sea reservado en el tabernáculo o expuesto para adoración pública" cuando se pasa ante El, excepto cuando se pasa en procesión.  Siendo esto lo mínimo requerido, aun se permite doblar las dos rodillas.

Durante la misa solo se hace genuflexión ante el tabernáculo a la entrada y la salida y no durante el curso de la misa ya que la presencia del Señor se manifiesta en la misma misa. Los ministros que llevan la cruz procesional o las velas, inclinan la cabeza en vez de hacer genuflexión.

El celebrante hace tres genuflexiones durante la misa: 1-Después de la elevación de la Hostia tras la consagración, 2- Después de la elevación del cáliz, 3- antes de comulgar. (# 210-252). 

La genuflexión ante la Virgen Santísima y los santos es signo de reverencia y amor (no adoración).

La genuflexión es un acto de humildad que expresa nuestra fe en una autoridad superior a nosotros mismos.  Es antigua costumbre hacer genuflexión ante el Papa, los cardenales y ante un obispo en su propia diócesis. Este gesto manifiesta respeto y adhesión a quienes son pastores de la Iglesia de Jesucristo. 

Ataques contra la genuflexión

La genuflexión es atacada por diversas razones. Va contra la cultura moderna en la que se pretende que es una debilidad expresar humildad y respeto. Los fundamentalistas se oponen a la genuflexión ante imágenes o seres humanos. Citan al libro del Deuteronomio, que después de prohibir el culto a las estatuas, dice:

    "No te postrarás ante ellas ni les darás culto. Porque yo, Yahveh tu Dios, soy un Dios celoso, que castigo la iniquidad de los padres en los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me odian" -Dt 5:9.

Los fundamentalistas acusan a los católicos de "idólatras".  Su posición se basa en dos errores:

Error 1- No comprenden la diferencia esencial entre adorar imágenes y utilizar imágenes en el culto a Dios.  Por ejemplo, cuando alguien reza de rodillas con una Biblia o un cancionero en las manos, no está por eso adorando al libro, sino utilizándolo en su oración. Ya en el Antiguo Testamento, Dios no solo permitió sino que ordenó el uso de imágenes (cf. Nm 21: 4-9; Sb 16:5-14; Jn 3: 14-15; Ex 25, 18-20).   Ver: imágenes.

Error 2- Perciben la genuflexión como un gesto exclusivamente de adoración. Aunque puede ser  utilizada como gesto de adoración, la genuflexión también se usa, según la cultura, como un gesto de respeto o sumisión a un ser humano.  Está claro en las Sagradas Escrituras y en la Tradición que Dios ha querido una jerarquía, es decir una Iglesia ordenada con pastores a los que los fieles deben respetar y someterse.   Esto en ningún modo es adoración.   

La genuflexión es adoración cuando quien la hace tiene esa intención o cuando conscientemente da a entenderlo.    

siervas_logo_color.jpg (14049 bytes)
Regreso a la página principal
www.corazones.org


Esta página es obra de Las  Siervas de los Corazones Traspasados de Jesús y María.
Copyright © 1999 SCTJM