HEDONISMO
Padre Jordi Rivero

El punto de vista que sostiene que la satisfacción humana se encuentra en la búsqueda y posesión del placer material y físico.

El hedonismo radical sostiene que todos los placeres físicos deben ser satisfechos sin ninguna restricción, mientras que el hedonismo moderado afirma que las actividades placenteras deben ser moderadas, para que así aumente el placer. En ambos casos el placer es la principal motivación del comportamiento.

La fe católica se opone al hedonismo porque mina los valores espirituales de caridad, fe, justicia, sacrificio y las virtudes morales necesarias para el crecimiento de la persona en relación con Dios y el prójimo.

El hedonismo es una actitud carente de moral, no porque aprecie algún placer, sino porque lo antepone a las exigencias del amor a Dios y al prójimo.  Es una actitud egocéntrica que incapacita al sujeto para relacionarse con otros a menos que sea para explotarlos y satisfacer su afán de placer.

Jesucristo nos enseña valores muy superiores al placer, siendo el amor el supremo entre ellos. Nos enseña además que para entrar por el camino del amor hay que negarse a si mismo. Solo así encontramos la verdadera felicidad.

Mateo 16:24 "Entonces dijo Jesús a sus discípulos: «Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame."

Marcos 12:30-31 " y amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas. El segundo es: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.  No existe otro mandamiento mayor que éstos.»

-Padre Jordi Rivero


Esta página es obra de Las  Siervas de los Corazones Traspasados de Jesús y María.
Copyright © 1998 SCTJM


Regreso a página principal
www.corazones.org