¿Cuándo comienza el milenio?

Aunque sabemos bien que el Gran Jubileo de la Redención comenzó el 24 de diciembre del 1999 y continuará hasta el 6 de enero del 2001, todavía se discute cuándo comienza el milenio. ¿Al comenzar el año 2000 o el 2001?

Antes de analizar este tema es necesario aclarar:

  • Este tema no es materia de fe ni de doctrina. Es un asunto que corresponde principalmente a los matemáticos y a los historiadores.  Lo que es de fe es que el Verbo se hizo hombre y nació en Belén. Claro que a los Cristianos nos importa mucho el tiempo y el cambio de milenio por la celebración de la Encarnación. 

  • El calendario no corresponde exactamente al nacimiento de Jesús. (Ver: ¿Cuándo nació Jesús?).  No por ello se le debe restar importancia. El valor del año jubilar no depende de cuando comienza el milenio:  "El jubileo, « año de gracia del Señor », es una característica de la actividad de Jesús y no sólo la definición cronológica de un cierto aniversario."  Juan Pablo II, Tertio Millennio Adveniente, #11.  

"En el cristianismo el tiempo tiene una importancia fundamental. Dentro de su dimensión se crea el mundo, en su interior se desarrolla la historia de la salvación, que tiene su culmen en la « plenitud de los tiempos » de la Encarnación y su término en el retorno glorioso del Hijo de Dios al final de los tiempos. En Jesucristo, Verbo encarnado, el tiempo llega a ser una dimensión de Dios, que en sí mismo es eterno. Tertio Millennio Adveniente, #10


¿Cuándo entonces comienza el milenio?

Hay que entender que el conteo de los años no comienza en cero (no existe un "año cero"). Del año 1A.C. (antes de Cristo) se pasa al 1D.C. (después de Cristo).  El número de cada año es un nombre que se le asigna y no es la edad del tiempo comenzando en un punto cero. Si Jesús hubiese nacido en el año 1, hubiese cumplido su primer año en el año 2 y los cien años en el 101. 

Los años se agrupan, según el sistema métrico decimal en 10, 100 y 1000. Por eso tenemos siglos y milenios. Siendo así, el primer milenio se completó al terminar el año 1000 y el segundo milenio se completará al terminar el 2000. Según esta lógica, el Tercer Milenio y el Siglo XXI comenzarán en el mismo momento, a las cero horas TUC del 1° de enero del 2001.

LOS DOCUMENTOS PONTIFICIOS 
El magisterio pontificio se ha pronunciado sobre el debate

CIUDAD DEL VATICANO, 9 en (ZENIT).- ¿Cuándo comienza el tercer milenio? ¿Ha comenzado ya o hay que esperar al 1 de enero de 2001? Se trata de un debate que tiene lugar cíclicamente a finales de cada siglo a partir de 1599 y sobre el que se han pronunciado prestigiosos astrónomos. 

Curiosamente también la Iglesia católica ha intervenido oficialmente sobre el argumento. El pronunciamiento tuvo lugar con un decreto del 13 de noviembre de 1889 de León XIII en el que se indicaba que el siglo XIX terminaba a las 24 horas del 31 de diciembre de 1900. El texto pontificio tenía lugar para aclarar que, aunque el siglo comenzara en 1901, el año jubilar se celebraba precisamente en 1900.

Varios documentos de Juan Pablo II confirman este cálculo. Lo demuestran la encíclica «Dominum et vivificantem», en el párrafo 50, y la carta apostólica «Tertio millennio advieniente» (1994) en los números 18, 23, 44 y otros.

Por este motivo, el actual pontífice ha decidido ampliar la extensión temporal del Jubileo del 2000. De hecho, comenzó como los otros en Navidad de 1999, pero concluirá el 6 de enero de 2001, abarcando de este modo el próximo siglo, pues este año santo quiere ser un puente entre el segundo y el tercer milenio. El Calendario oficial del Año Santo prevé el paso al tercer milenio en la noche del 31 de diciembre de 2000. 

Ya en diciembre de 1899 el famoso astrónomo Camilo Fammarion publicó un amplio artículo sobre el argumento para demostrar, con un cálculo elemental, que el siglo XX comenzaría el 1 de enero de 1901. Ahora bien, él mismo profetizó que en el 2000 volvería a tener lugar al polémica: 
«Nuestros biznietos plantearán la misma cuestión en los periódicos de final de siglo de esa época. Y no faltará quien renovará la confusión secular».

La razón fundamental es que cada siglo comienza con el año 1 y termina con el 100, 200, etc. 


Lo siguiente es una síntesis de diversas cartas que hemos recibido al respecto, cada una aportando algo interesante. 

RODRIGO DE PIÉROLA nos escribe:  "Según el Sistema Internacional de Pesos y Medidas la "era común" (nombre técnico para decir después de Cristo) comenzó el año 1. El año anterior fue el año -1 (menos uno o 1 antes de la era común). Es por eso que técnicamente el tercer milenio y el siglo XXI comienza el año 2001. 

Sea como sea lo importante, como dice el Padre José Antonio Eguren es "no dejarnos robar el milenio, porque los años se cuentan a partir del milagro del Verbo hecho hombre" y no es una fiesta laica o secular. 


MANUEL SALGADO nos escribe: "La Sociedad Interamericana de Astronomía ha dejado bien sentado que el Tercer Milenio y el Siglo XXI comienzan el 1ro de enero del 2001, el  Observatorio Real de Gran Bretaña ha dicho lo mismo y, para colmo, el Calendario del Ano Santo confeccionado por el Vaticano reconoce sin discusión alguna que el 31 de diciembre del 2000 pasamos al Tercer Milenio, al celebrar esa fecha la Vigilia Mundial del paso al nuevo milenio. 

El error (de pensar que el milenio comienza el 1ro de enero del 2000) estriba, desde mi punto de vista, en que la gente ha confundido la entrada al Año Santo 2000 con la entrada al Tercer Milenio.  Simplemente todo el Ano Santo será una etapa de preparación final (de 12 meses) para entrar al nuevo milenio. Un año de arrepentimiento, perdón y reconciliación con Dios y con los hermanos los hombres, tal como lo ha expresado el Santo Padre. El Miércoles de Ceniza del 2000 el Papa hará una Jornada del Perdón antes de comenzar la Semana Santa del 2000. 


"En efecto, la Iglesia respeta las medidas del tiempo: horas, días, años, siglos. De esta forma camina al paso de cada hombre, haciendo que todos comprendan cómo cada una de estas medidas está impregnada de la presencia de Dios y de su acción salvífica." Tertio Millennio Adveniente, #16.

¿Por qué, entonces, se celebra el Gran Jubileo a lo largo del año 2000?

EDUARDO BERNOT ANDRÉS nos escribe:

Esta cuestión es del todo diversa de la anterior. Pensemos ahora en el descanso sabático, según lo hallamos establecido en el Antiguo Testamento: el sábado es el último día de la semana hebdodemaria. Este día la completa, la perfecciona. Sirve de modelo para el año sabático, que es también el séptimo de siete. Ahora bien, el año jubilar, según el ideal israelita, se celebraría al concluir siete años sabáticos. Así pues, siete por siete = 49 años, que una vez concluidos darían inicio al año jubilar: el quincuagésimo, que cerraría el ciclo perfecto. 

Del mismo modo, aunque ahora siguiendo la cuenta cristiana y nuestro calendario litúrgico, el Gran Jubileo cerraría el segundo milenio de la Encarnación redentora del Hijo de Dios, abriendo paso, como ha dicho S.S. Juan Pablo II, al Tercer Milenio. Es, en efecto, su umbral: Bien ha hecho el Santo Padre en extender tan importante celebración desde la Navidad de 1999 hasta la Epifanía del 2001. Nos abre la Puerta Santa en el Segundo Milenio, para cerrarla en el Tercero, entregándonos así a una auténtica Nueva Era cristiana, cruzando "su umbral".

Tengamos en cuenta que el año jubilar del Antiguo Testamento difiere del año jubilar del Nuevo Testamento, si no en su sentido de justicia sí en su Historia, pues una cosa es la historia antes de Cristo y otra después de su Encarnación. El jubileo del Antiguo Testamento es promesa, el del nuevo, realización. Lo más probable es que jamás se haya realizado un año jubilar antes de la Era Cristiana, y esto hasta Bonifacio VIII. En efecto, lo más seguro es que se mirara en el Antiguo Testamento a esta institución como un ideal de justicia que debería alcanzarse, pero que, debido a las limitaciones de entonces, era imposible de realizar. Había que esperar la Redención obrada por el Hijo. Véase la excelente obra del Padre Roland de Vaux, Instituciones del Antiguo Testamento, cap. III n.9.

Finalmente, como encontramos claramente expresado --con otras palabras-- en su hermosa página jubilar, lo importante no es la precisión matemática de un calendario, que se antojaría en parte errónea o incluso arbitraria. La Iglesia ha ido construyendo, sabiamente guiada por el Espíritu Santo, un calendario litúrgico en el que se toca lo eterno con lo temporal. Lo primero da sentido a lo segundo.

WILLIAM SABATES nos escribe:  " Me parece que por este motivo el Santo Padre hace tanta referencia al "umbral" - pues precisamente es lo que este Año Santo representa - el umbral de Gracia y Misericordia, de purificación, (pudiésemos decir que se asemeja a la purificación requerida para entrar al Templo) por el cual debemos pasar antes de entrar del todo en es "Nueva Primavera" de Unión y Paz que tanto añoramos. 


OTROS DATOS INTERESANTES

El año 2000 será un año bisiesto, el Nuevo Milenio y el Nuevo Siglo comienzan a las cero horas TUC (Tiempo Universal Coordinado, comúnmente conocido como GMT) el 1° de Enero del 2001, y sobre esta base, el primer amanecer del nuevo milenio ocurrirá en los lugares alrededor del mundo en los que el Sol esté saliendo en ese momento.

¿Por qué el Año 2000 es un Año Bisiesto? 
Los años bisiestos fueron introducidos en el calendario por Julio Cesar para asegurar que los meses del año siguieran el ritmo de las estaciones. Esto es necesario porque la Tierra rota alrededor del Sol en 365,24219 días, lo que claramente no es un número entero de días. 

Añadir un día extra cada 4 años corregiría exactamente para un año de 365,25 días de largo, pero sobre corregiría para un año de 365,24219 días. Para hacer una corrección más exacta, el calendario Gregoriano introducido en 1582, indicaba que un año de fin de siglo sólo sería bisiesto si era divisible sin resto entre 400, lo que es el caso para el año 2000. Esta aproximación corresponde a una duración promedio del año de 365,2425 días, y llegará a una discrepancia de sólo 1 día después de 4.000 años. El calendario Gregoriano fue adoptado en Inglaterra el año 1752, cuando el 2 
de septiembre fue seguido por el 14 de septiembre.

Otros Calendarios y Eras en Uso:
Además del calendario Cristiano, hay cerca de 40 otros calendarios en uso en todo el mundo.
Listamos unos pocos, mostrando sus fechas para el 1 de Enero del 2000:
Bizantino 7508, Chino 4636, Hindú (Saka) 1921, Islámico (Hégira) 1420, Judío (A.M.) 5760.
La fecha en la que el año cambia es diferente en cada calendario.

Producido por el Departamento de Servicios de Información del Royal
Greenwich Observatory.
webman@mail.ast.cam.ac.uk


Regreso a la página principal

www.corazones.org

 Esta página es obra de Las  Siervas de los Corazones Traspasados de Jesús y María.
Copyright © 1999 SCTJM