JUSTICIA

Ver también: Iglesia y Mundo | Doctrina Social de la Iglesia | La paz requiere respeto

-Justicia: “una voluntad constante e inalterable de dar a cada uno lo suyo” -Santo Tomás, Suma Teológica, 2-2, q. 58, a. 1.  Por esta virtud cardinal damos a cada uno lo que le corresponde.

-La Justicia regula la convivencia de la sociedad humana basada en el respeto a los derechos de cada persona.

La justicia “es principio fundamental de la existencia y de la coexistencia de los hombres, como también de las comunidades humanas, de las sociedades y de los pueblos” Juan Pablo II, Audiencia General, 8-XI-1978

La justicia permite una convivencia recta y limpia entre los hombres. Aplica a la sociedad, la familia, a toda relación. La justicia regula la convivencia de la sociedad humana en cuanto humana, es decir, basada en el respeto de los derechos personales;

La palabra del Señor es sincera y todas sus acciones son leales; Él ama la justicia y el derecho, y su misericordia llena la tierra -Sal 33, 4-5

Cristo es el hombre justo. El cristiano es movido por el Espíritu a la justicia. Cuanto mas somos de Cristo mas justos seremos. Si dejamos de ser justos a ese mismo grado dejamos de ser Cristianos. La justicia debe ponerse en práctica.  En esto nos jugamos la salvación eterna ya que Jesús advirtió:

"Entonces dirán también éstos: "Señor, ¿cuándo te vimos hambriento o sediento o forastero o desnudo o enfermo o en la cárcel, y no te asistimos?" "En verdad os digo que cuanto dejasteis de hacer con uno de estos más pequeños, también conmigo dejasteis de hacerlo. E irán éstos a un castigo eterno, y los justos a una vida eterna.»
-Mt 25, 44-46

El amor nos mueve a buscar el bien de todos. Pero hay primero una responsabilidad de ser justos: "dar a cada uno lo suyo".

Cumplir antes que nada las exigencias de la justicia, para no dar como ayuda de caridad lo que ya se debe por razón de justicia
-Vat. II, Decr. Apostolicam actuositatem.

La justicia lleva a la caridad porque es justo reconocer a Dios en los hombres y si lo reconocemos le debemos amar.  

Regreso a la página principal
www.corazones.org
Esta página es obra de Las  Siervas de los Corazones Traspasados de Jesús y María