NUNCIO
(Etim. Latín nuntius, mensajero, enviado.)

El nuncio apostólico el embajador de la Santa Sede ante un gobierno. 
Como tal, representa al Papa ante un gobierno y maneja los asuntos entre la Sede Apostólica y el gobierno civil del país al cual ha sido asignado. El nuncio debe «esforzarse para que se promuevan iniciativas en favor de la paz, del progreso y de la cooperación entre los pueblos». (Ver: Derecho Canónico, #362 a 367)

Los Nuncios Apostólicos, son considerados los decanos del cuerpo diplomático del país en el que están acreditados. Esto es según la Convención Diplomática de Viena, 18 de abril de 1961.

El servicio diplomático de la Santa Sede es el más antiguo del mundo. Sus orígenes se remonta a los legados enviados por los Papas para representarlos en concilios importantes. Ej: El papa envió un legado pontificio al Concilio de Nicea en el año 325.

El Nuncio vigila por el bienestar de la Iglesia en el país al que es enviado
Según el Código de Derecho Canónico1,«la función principal del legado pontificio consiste en procurar que sean cada vez más firmes y eficaces los vínculos de unidad que existen entre la Sede Apostólica y las Iglesias particulares». Su misión incluye «prestar ayuda y consejo a los obispos, sin menoscabo del ejercicio de la potestad legítima de éstos».

«En lo que atañe al nombramiento de obispos, transmitir o proponer a la Sede Apostólica los nombres de los candidatos»1.

El nuncio es asignado por el Papa y generalmente es un obispo.

 

1 -Derecho Canónico # 362 a 367

siervas_logo_color.jpg (14049 bytes)
Regreso a la página principal
www.corazones.org
Esta página es obra de Las  Siervas de los Corazones Traspasados de Jesús y María
Copyright © 2003 SCTJM