Pereza

Falta culpable de esfuerzo físico o espiritual; acedía, ociosidad. Es uno de los pecados capitales. (CIC 1866, 2094, 2733)

Ver también: Pecados capitales


DE NUESTRO CORREO
Sé que todo pecado capital es llamado así no solo por su magnitud sino que es por ser fuente de una gama de pecados consecuentes. Pero en el caso de la pereza, no acabo de ver en toda su extensión su consecuencia maligna y me gustaría que me la pudiese aclarar. 

RESPUESTA
Por la pereza se reducen los frutos que le damos a Dios y nos vamos empobreciendo. Por la pereza faltamos a nuestro deber causando daño a quienes dependen de nosotros. Ej.: Los padres que por pereza no educan a sus hijos, los policías que por pereza no protegen, los médicos que por pereza no atienden a sus pacientes...  Creo que puedes ver en esto las consecuencias malignas.

En los corazones de Jesús y María,
Padre Jordi Rivero

 

siervas_logo_color.jpg (14049 bytes)
Regreso a la página principal
www.corazones.org
Esta página es obra de Las  Siervas de los Corazones Traspasados de Jesús y María.