Virginidad
Etim.: latín virgo virgen

Definición -
1- Persona que no ha tenido relaciones sexuales. 
2- Uno de los votos propios de la Vida Consagrada por el cual la persona de entrega completamente a Dios cuerpo y alma.
El modelo de las vírgenes es la Santísima Virgen María

Vida Consagrada |  Vírgenes Cosagradas | Sacra Virginitas (encíclica de Pío XII)

Libro: La Virginidad, La educación de la Virgen  San Ambrosio de Milán


La virginidad moral la tienen aquellos que, aunque hayan sido forzados físicamente, mantienen su integridad moral por no haber consentido al placer venéreo.  La virginidad es intencional cuando la persona decide renunciar a dichos placeres.

Desde los primeros tiempos de la Iglesia, hombres y mujeres han renunciado libremente al derecho de casarse para vivir la virginidad siguiendo los consejos evangélicos por amor a Jesucristo. La vocación virginal es una oblación personal que puede vivirse exclusivamente para la oración y penitencia en la vida contemplativa o puede desembocar en el apostolado.

Jesucristo y María Santísima son los mejores ejemplos de la virginidad vivida por el reino de los cielos. San Pablo recomienda la virginidad.

No obstante, digo a los célibes y a las viudas: Bien les está quedarse como yo.
I Corintios 7:8


Catecismo: La virginidad por el Reino de Dios

1618 Cristo es el centro de toda vida cristiana. El vínculo con El ocupa el primer lugar entre todos los demás vínculos, familiares o sociales (cf Lc 14,26; Mc 10,28-31). Desde los comienzos de la Iglesia ha habido hombres y mujeres que han renunciado al gran bien del matrimonio para seguir al Cordero dondequiera que vaya (cf Ap 14,4), para ocuparse de las cosas del Señor, para tratar de agradarle (cf 1 Co 7,32), para ir al encuentro del Esposo que viene (cf Mt 25,6). Cristo mismo invitó a algunos a seguirle en este modo de vida del que El es el modelo:

Hay eunucos que nacieron así del seno materno, y hay eunucos hechos por los hombres, y hay eunucos que se hicieron tales a sí mismos por el Reino de los Cielos. Quien pueda entender, que entienda (Mt 19,12).

1619 La virginidad por el Reino de los Cielos es un desarrollo de la gracia bautismal, un signo poderoso de la preeminencia del vínculo con Cristo, de la ardiente espera de su retorno, un signo que recuerda también que el matrimonio es una realidad que manifiesta el carácter pasajero de este mundo (cf 1 Co 7,31; Mc 12,25).

1620 Estas dos realidades, el sacramento del Matrimonio y la virginidad por el Reino de Dios, vienen del Señor mismo. Es él quien les da sentido y les concede la gracia indispensable para vivirlos conforme a su voluntad (cf Mt 19,3-12). La estima de la virginidad por el Reino (cf LG 42; PC 12; OT 10) y el sentido cristiano del Matrimonio son inseparables y se apoyan mutuamente:

Denigrar el matrimonio es reducir a la vez la gloria de la virginidad; elogiarlo es realzar a la vez la admiración que corresponde a la virginidad... (S. Juan Crisóstomo, virg. 10,1; cf FC, 16).

 


Regreso a la página principal
www.corazones.org

Esta página es obra de Las  Siervas de los Corazones Traspasados de Jesús y María.
Copyright © 1999 SCTJM